Deportes

El Betis pierde el partido pero se gana el respeto

La expulsión de Mario, que se perderá el derbi, fue decisiva.

el 15 ene 2012 / 22:43 h.

Perdió el Betis en su visita al Camp Nou, como era de prever, y se llevó cuatro, lo que también era muy previsible, pues el parcial del Barça en su feudo era nada menos que de 48-0 en los doce últimos partidos de Liga, en los que nadie fue capaz de hacer un solo gol a Víctor Valdés, que ha dejado el nuevo récord de imbatibilidad en 1.151 minutos.
Pues bien, ayer a los seis de juego el osado Betis que puso en liza Pepe Mel ya había gozado de dos buenas ocasiones para haber inaugurado el marcador, la primera, clarísima, de Jorge Molina, incapaz de superar a Valdés en su  salida, y la segunda de Dorado, que acto seguido cabeceó ligeramente alto el córner resultante de la acción anterior.

Mel se dejó de historias de reservar gente pensando en el derbi y en quien pensó realmente fue en los centenares de aficionados béticos presentes en el Camp Nou, plantando a su equipo con ambición y dipuesto a buscarle las cosquillas al Barça, que muy pronto empezó a sentirse incómodo ante el descaro con el que los béticos les presionaban y manejaban el balón.

En los primeros seis minutos, queda dicho, pudo hacer el Betis dos goles, pero en los seis siguientes fue el Barça quien los anotó, en un santiamén. Pequeños desajustes defensivos al tirar el fuera de juego de Dorado y Nacho, el poste que hace la pared con Xavi y Messi que pasaba por allí para empujar sin portero un pase de Alexis desde la izquierda. Total, 2-0 a los doce minutos y al Betis que se le venía encima un chaparrón.

Se temía lo peor. Muchos, lógicamente, se temieron en esos momentos lo peor, pues la cosa, a ese ritmo, iba para goleada de escándalo, pero el Barça, que el miércoles tiene que visitar el Bernabéu en la Copa, se dejó ir un poquito y el otro mucho lo puso el Betis, que conforme pasaban los minutos fue creyendo en sus posibilidades y le discutía al Barça las ocasiones y el balón, algo que muy pocos equipos en el mundo son capaces de hacer.

Jefferson Montero, con espacios –Guardiola dispuso una defensa de tres– creaba serios problemas a los zagueros culés con su velocidad y regate, y en el medio campo el trabajo sin desmayo de Cañas e Iriney en la recuperación permitió a Salva Sevilla empezar a dejarse ver. De hecho, una combinación suya con Jorge Molina acabó a la postre con el 2-1 de Rubén Castro –su sexto gol–, un tanto que metía de lleno al Betis en el partido y obligaba a los de Guardiola a no descuidarse lo mas mínimo para no ver perdida la Liga antes de llegar al ecuador de la misma.

El Barça comenzó el partido a ocho puntos del Madrid tras su agónico triunfo en Mallorca del día anterior, así que cualquier tropiezo ante el Betis era tanto como empezar a despedirse del título,  y eso en el Camp Nou a nadie se le pasaba por la imaginación.

Mel siguió haciendo de las suyas y en el descanso dejó fuera a Iriney y puso en su lugar a Roque Santa Cruz. El Betis pasaba a jugar en el coliseo azulgrana con cuatro delanteros, con Jeff y Rubén abiertos a las bandas y el paraguayo por detrás de Molina y bajando a ayudar unos metros más atrás. Guardiola, que no las debía tener todas consigo, tambien jugó sus bazas y reforzó la banda derecha con Dani Alves en lugar del joven Cuenca, consciente de que el Betis le iba apretar en busca del 2-2.

Y no se hizo esperar mucho el gol del empate bético, que llegó en el 52’ en una perfecta contra iniciada con robo de Santa Cruz y culminada por el propio paraguayo con una excelente definición desde la frontal. Gol de futbolista caro el de Roque, que ponía al barcelonismo de los nervios y a los béticos en un momentáneo y placenetro éxtasis que nadie podía apenas imaginar sólo una hora antes, cuando el marcador señalaba un desesperante 2-0 después de haber sido los primeros en poder cobrar ventaja en el mismo.

Peligra la Liga. Entonces sí que tocó a rebato el Barcelona y metió toda la tralla posible al encuentro, tirado por Iniesta, que reclamó un penalti (69’) pero vio tarjeta por simularlo, aunque sus protestas se vieron pronto recompensadas con la expulsión de Mario (71’), que vio dos amarillas en diez minutos por dos entradas muy fuertes y dejó a su equipo con diez, a la vez que se quedaba sin derbi. No hay manera que este futbolista sea capaz de jugar tres partidos seguidos en el Betis, así que lo de fichar otro central cobra una importancia inusitada.

Tras quedar con diez entró Ustaritz por Molina –antes lo había hecho Matilla por Salva– pero la resistencia ya no fue la misma. Alexis Sánchez acabó con los sueños béticos con un zapatazo desde la frontal que dobló las manos de Casto (75’) y el postre lo puso Messi (85’) al transformar un más que dudoso penalti por manos de Dorado que en realidad no pasaron de hombro.Cayó el Betis y se quedó sin su mejor zaguero para el derbi, acabó con la imbatibilidad del Barça en su feudo y se llevó cuatro, sí, pero se ganó el respeto de muchos que se lo habían perdido tras su desastrosa racha (1 de 30) y ahora lo ven otra vez como un rival de nivel, capaz de todo. 

- Ficha técnica:

4 - Barcelona: Valdés; Puyol, Mascherano, Abidal; Busquets, Xavi, Iniesta (Adriano, m.88), Cesc (Thiago, m.83); Alexis, Messi y Cuenca (Alves, m.46).

2 - Betis: Casto; Isidoro, Dorado, Mario, Nacho; Cañas, Iriney (Roque Santa Cruz, m.46); Salva Sevilla (Matilla, m.57), Jefferson Montero, Rubén Castro y Molina (Ustaritz, m. 73).

Goles: 1-0, m.10: Xavi. 2-0, m.12: Messi. 2-1, m.32: Rubén Castro. 2-2, m.52: Roque Santa Cruz. 3-2, m.75: Alexis. 4-2, m. 85: Messi, de penalti.

Árbitro: Iglesias Villanueva (Comité Gallego). Mostró cartulina amarilla a Iriney (m.43), Messi (m.44), Salva Sevilla (m.46), Puyol (m.49), Mario (m.60), Iniesta (m.69), Matilla (m.80) y a Dorado (m.85).

Expulsó por doble amonestación a Mario (m.71).

Incidencias: Asistieron al encuentro 69.889 espectadores en partido correspondiente a la decimonovena jornada disputado en el Camp Nou. Antes del encuentro el equipo ofreció el Mundial de Clubes, conquistado a finales de año en Japón, mientras que Leo Messi brindó el 'Balón de Oro' conseguido hace unos días.

  • 1