Deportes

Un cúmulo de despropósitos sin parangón hacen enfilar al Betis el camino de Segunda

El Betis encajó un gol en el primer minuto, sufrió al expulsión de Nono en el 37', se hizo el 0-2 en propia meta Jordi y Rubén Castro falló un penalti en el 60' tras la expulsión del meta rival. Molina hizo el gol del honor y la permanencia queda a siete puntos.

el 12 ene 2014 / 20:04 h.

BETIS- OSASUNA Torres celebra el 0-1 ante Juanfran al minuto de partido. Un cúmulo de despropósitos y desgracias conduce al Betis,  de manera irremisible ni no llega una reacción milagrosa, a Segunda división. Lo de ayer tarde ante Osasuna fue el colmo de los colmos, una concatenación de desgracias sin parangón en un mismo partido: gol encajado en el primer minuto, expulsión de Nono antes del descanso, autogol en propia meta de Jordi al empezar la segunda parte, penalti fallado por Rubén Castro en el 60’ y un puñado de jugadores acalambrados (Baptistao, Lolo Reyes, Vadillo…) que apenas pudieron finalizar el partido, que el Betis acabó perdiendo por la mínima, lo que lo deja a diez puntos de Osasuna y a siete de la salvación al término de la primera vuelta. Calif BetisNo pudo empezar peor el partido para el Betis, pues al minuto de juego Vadillo no presionó una subida por la banda de Cejudo y permitió al ex bético enviar un templado centro que Roberto Torres (1,74) cabeceó plácidamente al anticiparse a Juanfran, que no supo incomodarle lo más mínimo. Despropósito número uno. Dicen que a todo perro flaco se le vuelven pulgas y lo del Betis debe ser una plaga, pues es la enésima vez que arranca un partido perdiendo a las primeras de cambio en lo que va de temporada. El gol hizo daño, mucho daño, pues a partir de ahí Osasuna cerró aún más sus líneas, solo rotas de vez en cuando por las incursiones de Juanfran, con centros que casi nunca encontraban rematador, o por las acciones individuales del debutante Leo Baptistao, el único que se movió con inteligencia por las cercanías del área y ensayó varias veces el remate con peligro, pues un par de ellos, algo centrados, eso sí, los tuvo que desviar a córner Andrés Fernández. Antes del descanso, el Betis se quedaba con diez por la expulsión de Nono, que vio la segunda amarilla por sacar el brazo en un salto. Juan Carlos Garrido apostó de salida por darle la camiseta de titular al recién llegado Leo Baptistao, con solo un entrenamiento con sus nuevos compañeros, en detrimento de Jorge Molina, máximo goleador del equipo, cuya ausencia dejaba como punta-punta a Rubén Castro, escoltado en las bandas por dos veloces y hábiles jugadores como Vadillo y el propio Baptistao, que a la postre fue el mejor de los béticos. Atrás también hubo sorpresa, pues Andersen, tras su buen partido copero ante el Athletic, desbancó de la titularidad a Guille Sara, que no lo hizo mal en Valladolid pero aquí en casa era un manojo de nervios. En Heliópolis, Andersen no había encajado un solo gol en los cinco partidos que había disputado, ante Jablonec, Lyon, Guimaraes, Athletic y Levante, el único de Liga en el que fue titular en casa, ese día por lesión del argentino. Ayer tardó un minuto en recibir el primero, casi a bocajarro. Al Betis le iba la misma vida en el choque, pues tras la victoria del Celta ante el Valencia –también ganó el Rayo en Getafe– y el empate del Elche con el Sevilla, la salvación quedaba a 7 puntos, los que marcaba Osasuna, que se fue a diez con la victoria. Una losa quizá imposible de levantar en la segunda vuelta, sobre todo si no cambia está dinámica –doce partidos ya sin ganar– en la que se haya inmerso el equipo, pues en estos momentos el Betis es un cadáver. Podría resucitar, pero para ello tendríamos que entrar en el terreno de los milagros. La segunda parte elevó el cúmulo de desgracias-despropósitos al infinito. Garrido se la jugó con una defensa de tres, quitando a Juanfran y Salva Sevilla para dar entrada a Jordi y Molina. Lo primero que hizo el central fue buscarse una amarilla, acto seguido pudo hacer penalti –no pitado– sobre Oriol Riera y en el 57’ se hacía un autogol al intentar despejar un centro de otro ex bético, Damiá. Despropósito al cubo. Con 0-2 y uno menos el partido parecía sentenciado, pero Osasuna no lo cerró y dio vida al Betis. Rubén Castro forzó penalti y expulsión del meta rival, pero mandó el penalti al larguero con media hora por delante y las fuerzas niveladas. Despropósito número cuatro. Otro mazazo tremendo. Antes, Baptistao (51’) pudo hacer el 1-1, pero su remate a bocajarro lo despejó Andrés Fernández. El 1-2 fue obra de Molina en el 79’, el canto del cisne bético, que lo único que pudo lograr fue una derrota mínima y evitar otra humillante, que tal y como se había puesto la tarde parecía lo más probable. Aunque para humillante, los once puntos que suma después de 19 jornadas. Para salvarse deberá lograr un milagro nunca visto en la historia de Primera división. No es imposible, pero casi. Claro que si algún equipo está capacitado para ello, ese es el Betis. En la 1971/72 ya hizo algo parecido: la última vez que acabó la primera vuelta colista, acabó 13º. Habrá que invocar el espíritu de Szusza, don Ferenc.  Real Betis: Andersen; Juanfran (Jordi, m. 46) Paulao, Amaya, Nacho; Nono, Lolo Reyes; Baptistao (Chuli, m. 75), Salva Sevilla (Molina, m. 46) Vadillo; y Rubén Castro. Osasuna: Andrés; Marc Bertrán, Arribas, Loties, Damiá; Lolo, Silva; Cejudo (Oier, m. 75) Torres, De las Cuevas (Acuña, m. 58); y Oriol Riera (Riesgo, m. 60). Goles: 0-1, minuto 1: Roberto Torres cabecea un centro de Cejudo. 0-2, minuto 57: Jordi despeja hacia su portería un centro de Damiá. 1-2, minuto 79: Jorge Molina marca tras una pared con Chuli. Árbitro: Fernando Teixeira Vitienes (Comité Cántabro). Tarjetas amarillas a Amaya, Nacho, Lolo Reyes, Jordi Figueras, De las Cuevas, Acuña y a Nono en dos ocasiones, la segunda en el minuto 37. Tarjeta roja directa al portero del Osasuna, Andrés Fernández, en el minuto 60. Incidencias: 33.776 espectadores asistieron al encuentro en el Benito Villamarín en partido de la 19ª jornada de Liga. Césped en buen estado. Se estrenó videomarcador.   Betis 1 Osasuna 2 por acosart

  • 1