Deportes

El Betis a Juan Carlos I: "Gracias, Majestad"

La vinculación del monarca con el club verdiblanco fue muy estrecha porque su madre era bética confesa y acérrima.

el 02 jun 2014 / 18:25 h.

A la izquierda, el rey entrega la Copa de 1977 a Cobo. A la derecha, la de 2005 a Cañas. A la izquierda, el rey entrega la Copa de 1977 a Cobo. A la derecha, la de 2005 a Cañas. El rey Juan Carlos I ha abdicado en favor de su hijo Felipe de Borbón, Felipe VI a partir de ahora. El Betis, que siempre ha tenido una relación muy estrecha con la Casa Real, no ha sido ajeno al acontecimiento y se ha acordado de dos de los principales hitos de su historia en los que estuvo presente el monarca: los títulos de Copa de 1977 y 2005. Por ese motivo recupera en sus medios un par de fotografías conmemorativas de aquellas efemérides y un mensaje conciso: «Gracias, Majestad». La vinculación del Rey con el Betis va más allá de esos dos triunfos verdiblancos. En realidad es muy estrecha porque su madre, María de las Mercedes de Borbón, fue aficionada confesa del club de Heliópolis. Su afinidad nació en los años que pasó en Sevilla, a donde llegó con ocho años porque su padre fue destinado a la ciudad como capitán general de la región militar. Estudió junto a sus hermanas como internada en las Madres Irlandesas, en Castilleja de la Cuesta. El Betis, además, ganó la primera Copa del Rey que Juan Carlos I presidió como monarca, la de 1977 en el estadio Vicente Calderón, y por supuesto entregó el trofeo al capitán verdiblanco, Juan José Cobo. Veintiocho años más tarde, en 2005, el Rey volvió a dar otro trofeo copero en el Calderón a otro Juan José, en este caso Cañas, después de que el Betis venciese a Osasuna. Pepe León y Paco Chaparro, con el monarca en la recepción del Centenario, en 2008 / EFE Pepe León y Paco Chaparro, con el monarca en la recepción del Centenario, en 2008 / EFE LA RECEPCIÓN DEL CENTENARIO El último gran acto que compartió el Rey con el Betis se produjo el 25 de febrero de 2008. Aquel día, don Juan Carlos concedió una recepción oficial a la plantilla, el cuerpo técnico y el consejo de administración en el Palacio de la Zarzuela con motivo del centenario del club verdiblanco. La efeméride se había celebrado en septiembre de 2007, pero la visita al monarca se retrasó para cuadrarlo con su agenda. El gran ausente aquel día fue Manuel Ruiz de Lopera, que se resintió de unos problemas de cervicales en el AVE y se quedó en su domicilio madrileño atendido por José María Montiel. La directiva estuvo encabezada por José León y la plantilla, por Paco Chaparro. «Ha sido una gran experiencia, el Rey ha sido muy simpático», explicó después el presidente. El Rey, por cierto, también sorprendió a los 55 expedicionarios al recibirlos con una insignia del Betis en la solapa. Cuando León le entregó la insignia de oro y brillantes del club, el monarca le pidió que se la pusiera para sustituir a la antigua. Y cuando el dirigente le habló de Esnaola, que era el único campeón del 77 presente en el acto, Juan Carlos proclamó «¡si está igual!». "MI MADRE ME LLAMABA CADA VEZ QUE EL BETIS PERDÍA UN PARTIDO" La afinidad del rey de España con el Betis quedó confirmada un año más tarde, en este caso delante del presidente de la Federación Española de Tenis (RFET), el bético José Luis Escañuela, que acudió a otra recepción con motivo del centenario de la RFET. Con el equipo verdiblanco recién descendido a Segunda, el monarca le comentó a Escañuela: «Menos mal que mi madre no lo ha visto, porque lo habría pasado realmente mal». En aquel mismo acto, el Rey contó a su interlocutor otra anécdota:«Mi madre me llamaba cada vez que el Betis perdía un partido para preguntarme cómo era posible». «Le he dicho que los béticos lo seremos siempre, en Segunda o en Tercera. Él me ha comentado que su madre pensaba igual», relató Escañuela.  

  • 1