Deportes

El Betis recupera su tienda y quiere hacer lo mismo con el millón de Emana

Ha acudido a la FIFA para que el Al Hilal le pague el último plazo del traspaso del camerunés.

el 08 oct 2012 / 09:53 h.

-->

Buenas noticias y buenas esperanzas para el Betis desde los tribunales y el organismo de impartir justicia en el fútbol mundial. Por un lado, el club verdiblanco y la empresa vitoriana Green Sport, concesionaria de la marca RBB, llegaron ayer a un acuerdo que finiquita el conflicto que ambas sociedades mantienen desde hace meses y que permitirá a la entidad de Heliópolis recuperar la tienda oficial, la que está situada en la fachada de Preferencia por el lado que da al Gol Norte. Y por otro, el Betis también se ha dirigido a la FIFA para que inste al Al Hilal saudí a que abone el segundo y último plazo del traspaso de Achille Emana, algo más de un millón de euros que debería haber satisfecho el pasado 30 de junio.

Por partes, lo más próximo es el intercambio de demandas entre el Betis y Green Sport, compañía con la que Manuel Ruiz de Lopera firmó un contrato en 2009, a raíz del descenso a Segunda, para que se hiciese cargo de la marca RBB y vistiese al equipo. El club rescindió unilateralmente ese compromiso este mismo año después de denunciar a la compañía alavesa, cuyas prestaciones nunca habían satisfecho ni a la entidad ni a los aficionados. Se aferró el Betis, en virtud de su concurso de acreedores, a que las condiciones que le ofrecía Macron eran más favorables, mientras que RBB estaba perjudicando los intereses del club. Como es natural, una demanda siguió a otra y ayer se iba a dirimir el conflicto en el Juzgado de lo Mercantil número 1 de Sevilla, el mismo que ha supervisado el concurso.

Antes de la vista, sin embargo, se alcanzó un acuerdo entre las partes. El Betis se queda la tienda oficial, que espera tener abierta antes del próximo partido de Liga en casa (dentro de tres semanas contra el Valencia), pero tendrá que pagar una indemnización a Green Sport. No serán los tres millones que reclamaban los vitorianos, sino bastante menos, y además lo abonará a lo largo de las tres próximas temporadas, lo cual minimiza su impacto en las cuentas del Betis. "La cantidad es grande pero soportable", apunta José Antonio Bosch. "Ellos pedían el cielo y nosotros, el infierno. Los dos hemos cedido y los dos estamos incómodos, lo cual significa que el acuerdo es bueno", añade el consejero. Además, el futuro de la tienda que hay en el centro, en la esquina entre Castelar y Gamazo, está claro: como no es propiedad del Betis, sino alquilada, allí ya no se puede vender ningún artículo verdiblanco.

EL CASO EMANA. El Betis también llegará a buen puerto en el caso Emana, que consiste en el impago por parte del Al Hilal de un tercio de los más de 4 millones que aceptó pagar por el traspaso de Emana el año pasado. El club árabe pactó el pago en dos plazos y satisfizo el primero, de 3 millones al contado en el verano de 2011, pero no el segundo, que cumplía este 30 de junio. El Betis se dirigió primero al pagador y, como no ha habido respuesta ni ingreso del dinero, ha acudido a la FIFA. El asunto va para largo porque en Suiza tienen muchos casos pendientes. Como curiosidad, Emana ni siquiera juega ya en el Al Hilal, ya que a principios de año fue cedido al Al Ahli, de Emiratos Árabes Unidos, y allí sigue con Quique Sánchez Flores.

-->-->

  • 1