Deportes

El Betis se metió en un buen charco

El Betis es un equipo ofensivo, pero le resultó imposible atacar al Getafe durante medio partido por culpa del agua. No perdió sólo por eso, claro. Su rival es un muy buen equipo.

el 22 dic 2010 / 23:38 h.

Así empezó y así acabó el Betis.
El agua, como sabe todo el mundo, está muy bien para la natación, el waterpolo, el piragüismo o el windsurfing, pero no para el fútbol. El único agua que viene bien a los futbolistas es la que beben para no deshidratarse y la que utilizan los clubes para regar sus campos. Pero claro, una cosa es que el césped no se seque y otra que sea un charco. El del Villamarín presentó ayer un estado excelente... en tres cuartas partes. En el área que da al Gol Norte, no. Aquella zona no era un campo de fútbol, era un proyecto de lago, y atacar a un enemigo que toca la pelota con una eficiencia y una rapidez tan notables ya es difícil sobre una superficie normal, así que sobre esas láminas acuáticas resultó sencillamente imposible. Y no lo hizo mal del todo el Betis, porque llegar a las proximidades del área llegó, pero una vez allí, el balón se negaba a avanzar. Al Getafe, pese a su calidad, también le ocurrió lo mismo, que conste, pero claro, ya con 0-2 en el marcador. El conjunto verdiblanco, en todo caso, no perdió sólo por los charcos del Gol Norte. El agua sólo sirve de excusa para no marcar goles, pero no para encajarlos. El Betis perdió porque nunca paró a Boateng, Parejo o Pedro Ríos y porque durante muchos minutos corrió tras la pelota, y no era el Barça el que tenía enfrente. Es lo que tiene medirse a un buen Primera.

  • 1