Deportes

El Betis se mudará a La Cartuja mientras duren las obras en la Ciudad Deportiva

Durarán entre tres y cuatro meses. Se sustituirá el césped. Entre los campos A y B se construirá una pasarela subterránea con parking, gimnasio y oficinas. Habrá una grada en superficie. 

el 24 sep 2012 / 20:29 h.

El consejo de administración del Real Betis ha cerrado el proyecto de remodelación de la Ciudad Deportiva Luis del Sol, escenario que se someterá a una profunda metamorfosis que se prolongará por un período de entre tres y cuatro meses. La empresa adjudicataria de las obras, que ha presentado unas ejecuciones por un coste superior a los 2 millones, construirá en el espacio entre el campo A y el B, de unos 20 metros de ancho, una pasarela subterránea en la que habrá un parking destinado a la primera plantilla en la planta sótano y un gimnasio, una serie de vestuarios, servicios de restauración, una sala de prensa y oficinas en la planta 1. 

Además, y según confirmó el consejero José Antonio Bosch a El Correo de Andalucía, se construirá un graderío orientado hacia la grada existente y que reservará el uso del actual a aquellos partidos que el B dispute con una notable demanda de público. En cuanto a las obras en ambos terrenos de juego, una empresa especializada de jardinería se encargará de sustituir por completo el césped, relevando el actual por uno que se enraizará en una nueva capa de arena.

En el plano negativo, la remodelación de la Ciudad Deportiva generará que la primera plantilla y el filial emigren a otro terreno de juego para cumplir con los entrenamientos diarios. Así, el director general de la entidad, Santiago Pozas, informó ayer al técnico heliopolitano, Pepe Mel, de las posibilidades que maneja el ejecutivo. Así, la que más convence en las oficinas del Benito Villamarín es la de instalar el cuartel general en el Estadio de La Cartuja.

Dos elementos influirán en la decisión final. El club deberá proceder al traslado de la maquinaria del gimnasio y las dependencias de la Ciudad Deportiva al recinto designado y cuadrar los turnos del servicio médico del área de salud, ya que el División de Honor Juvenil continuará con su trabajo matinal en Los Bermejales y deberá haber un retén de guardia en el recinto de la Avenida de Italia.

Según las previsiones que maneja la entidad, y que se confirmarán en breve, ambas obras se iniciarán a principios de noviembre, por lo que el plantel de Mel no podrá retornar, en el mejor de los casos, hasta principios de febrero. El único supuesto que contempla la entidad de anticipar el regreso se basará en una reducción del impacto visual y sonoro de las obras, con el objetivo de, al menos, permitir el trabajo diario del plantel en su actual emplazamiento.

Según ha podido conocer El Correo, el objetivo prioritario del consejo era acometer las obras en verano, pero una plusvalía del precio final con respecto al presupuesto inicial congeló una ejecución de una envergadura sobresaliente.

En cuanto a las obras en el espacio existente entre los campos A y B, el club contempla su ampliación en el futuro. Así, el proyecto actual baraja una segunda fase de carácter modular, ya que los emplazamientos de nueva creación se construirán en forma de L con el propósito de ampliarlos en un futuro a la zona trasera de la portería contigua a la Avenida de Italia y a la que en la actualidad se enclava la grada principal.

El césped es, además, otro de los asuntos que han propiciado que el club baraje la mudanza con celeridad. El cuerpo técnico ha mostrado con insistencia en las últimas semanas, ante el estado del verde, la necesidad de emigrar a un nuevo emplazamiento con el fin de evitar posibles lesiones y mejorar la calidad del trabajo.

Según los estudios que maneja el consejo, los operarios encargados de su sustitución relevarán la tierra arcillosa sobre la que reposan los tepes, ya que la actual se ha convertido en un piso sólido que no permite el enraizamiento del verde. El plan fija el levantamiento del césped, la eliminación de la tierra actual por una saludable y la instalación de nuevos tepes. En términos aproximativos, la obra se extenderá por espacio de unos dos o tres meses en el peor de los casos.

  • 1