miércoles, 20 marzo 2019
12:11
, última actualización
Deportes

El Betis se queda casi igual y con dos flecos: Emana y Sergio

Los clubes españoles ya no tienen más tiempo para modificar sus plantillas y la del Betis, a no ser que algún jugador sea traspasado hoy a un club inglés, continúa casi tal cual, sin más incorporaciones de última hora que Nacho. También sigue Emana, que amenaza con dejar plantado al equipo. Si lo hace, el club lo declarará en rebeldía.

el 16 sep 2009 / 07:58 h.

Los clubes españoles ya no tienen más tiempo para modificar sus plantillas y la del Betis, a no ser que algún jugador sea traspasado hoy a un club inglés, continúa casi tal cual, sin más incorporaciones de última hora que Nacho. También sigue Emana, que amenaza con dejar plantado al equipo. Si lo hace, el club lo declarará en rebeldía.

Por fin se acabaron los dos meses que la Liga de Fútbol Profesional (LFP) ofrece a los equipos para configurar sus plantillas y el Betis, a diferencia de lo que ocurrió el pasado verano con Sergio García y en enero con Oliveira, no apuró esta vez hasta el último segundo. Excepto dos descartes que se veían venir, el club dejó pasar el último día sin operaciones importantes, de modo que Emana, Sergio, Arzu y Mehmet Aurelio continúan con Antonio Tapia. La noticia sería inmejorable para el técnico si no fuese por el camerunés, tan enfadado por la perspectiva de jugar en Segunda que amenaza con no hacerlo.

El conflicto con Emana ha llegado a un punto de difícil solución. El jugador habló anteayer para los compañeros de Abc y declaró que "no" es un "esclavo", que el Betis "tendrá guerra" y que no volverá a Sevilla. El presidente, José León, le respondió con la misma claridad: "Me pregunto dónde estará esa ventanilla, para apuntarme como esclavo y tener el mismo contrato que él. Los contratos están para cumplirlos y seguro que él lo va a cumplir y va a contribuir a que el Betis ascienda", comentó el dirigente, que desveló un dato muy revelador: Emana pidió un anticipo de su ficha de esta temporada antes de irse a su país. "Ya estaba decidido que no se iba a marchar. Si no, no habría pedido ningún anticipo", razonó.

León no llegó a hablar con el futbolista, pero el director deportivo, Manuel Momparlet, explicó que él sí lo hizo: "Me ha dicho que tuvo el móvil apagado y que el día 10 estará aquí", anunció. Si no lo hace, el Betis lo declarará en situación de rebeldía y lo denunciará ante quien corresponda, quizás la FIFA. El club, a través de sus medios, incluso advirtió al jugador que "o juega en el Betis o se retira, porque fuera no va a jugar". "Si no le gusta el Betis para jugar en Segunda, tampoco le gusta para pedir un anticipo", añadió.

El incendio no se apagó por la tarde. Herve Tchinda, el agente de Emana, vio que se le escapaba la comisión y, contagiado del tono de su cliente, espetó esta amenaza: "Respetamos al Betis y tenemos una buena relación con Momparlet, pero es imposible que Emana siga en el Betis en Segunda. Si se queda, su permanencia no será fácil porque no está contento. Hay un contrato, pero no queremos seguir aquí; es nuestra última posición. No es bueno para el Betis que fuerce al jugador a hacer algo que no quiere. Si finalmente tiene que venir el 10, quizás lo haga, pero no va a jugar, eso está claro. No es bueno para el Betis tener un jugador así porque no creará una buena atmósfera en el equipo. Lo mejor es que acepte alguna oferta y que cada uno siga su camino. Obligarle no es la solución. Si Emana no es feliz, no rendirá a su nivel".

Y PARA COLMO, SERGIO. Emana igual no es el único enfadado. Después de repetir mil veces que jugaría en Segunda, Sergio García estuvo anoche en la calle Jabugo junto a su agente, Mágico Díaz, pero se marcharon por donde habían venido tras un rato esperando en el coche porque Lopera no los recibió. Según el club, estaba en Marbella. El Espanyol estuvo interesado en el delantero catalán hasta última hora.

  • 1