miércoles, 14 noviembre 2018
01:32
, última actualización
Deportes

El Betis se queda en tierra de nadie

Encaja la goleada más abultada de la temporada (4-0) tras sufrir la injusta expulsión de Dorado al comienzo de la segunda parte. La permanencia sigue estando casi asegurada.

el 22 abr 2012 / 21:20 h.

-->-->-->

El Betis encajó en Mestalla, su campo maldito, la derrota más abultada de la temporada, justo cuando había dejado la permanencia prácticamente asegurada y se abría la posibilidad de aspirar a algo más de ganar a este Valencia que fue recibido con pitos y despedido con aplausos por la plácida y confortante victoria lograda ante los verdiblancos, que apenas opusieron resistencia y entregaron pronto la cuchara.

La derrota deja a los béticos en tierra de nadie, matemáticamente casi salvados, con once puntos de ventaja sobre la zona de descenso –a falta de doce– y con seis de desventaja sobre la zona europea, que no es que sea una distancia inalcanzable, pero casi, pues solo con un 12 de 12 como el del inicio liguero sería factible soñar ahora con la posibilidad de un retorno europeo.

Gol legal. El choque del Betis estuvo marcado por el tempranero gol encajado a los 6 minutos, obra de Jonas tras una pared con Soldado, en la que los béticos reclamaron un fuera de juego que no era porque Dorado habilitaba la posición del internacional español. Ni los centrales ni el portero estuvieron afortunados en esa acción, que pesó como una losa en el devenir del choque.

El Betis, esta temporada, de las 16 veces que había empezado perdiendo, sólo en una logró remontar. Y fue ante el propio Valencia, con esos dos milagrosos goles de Rubén Castro en el descuento que pusieron fin a la racha de diez partidos sin ganar (nueve perdidos) y supusieron un balón de oxígeno para Pepe Mel.

Ayer no se repitió el milagro. En gran parte porque el Betis no jugó en la primera parte con la intensidad necesaria, aunque poco a poco le fue discutiendo la posesión del balón a los ché. Cañas –que jugó en lugar de Iriney y fue la principal novedad de Mel– se cargó pronto con una amarilla y eso le pesó en demasía, pues estuvo desubicado y especialmente fallón, por lo que en ningún momento pudo conectar con Beñat para ordenar el juego bético.

Rubén Castro también estuvo desaparecido en combate y sólo las arrancadas individuales de Jeff Montero crearon algo de preocupación en las filas rivales, que con la ley del mínimo esfuerzo estaban sacando adelante un partido de lo más facilon.

Queda la duda de saber qué hubiera podido pasar en la segunda parte, con los cambios que debía realizar Mel. Pero esa incógnita la dejó en el limbo Muñiz Fernández al expulsar a Dorado (56’) por derribar cerca del área a Feghouli, sin ser el último hombre y viniendo el jugador valencianista de una clara posición de fuera de juego que su juez de línea se comió.

Ahí murieron las esperanzas béticas, pues poco después hacía Feghouli (63’) el 2-0 tras un excelente centro de Canales y para una ocasión clara de que gozaron los verdiblancos –regalo defensivo local–, Beñat combinó de manera horrible con Rubén Castro (76’), en lo que fue el inicio de una serie de errores garrafales en todas las líneas, que a la postre provocaron la peor goleada de la temporada.

En los minutos finales, Soldado y Piatti aprovecharon el desconcierto bético para firmar un 4-0 que deja a los de Mel sin poder celebrar matemáticamente la salvación –necesitaban ganar para ello- y demasiado lejos del sueño europeo, pues seis puntos son muchos cuando sólo restan doce por disputar.

A falta de cuatro jornadas, el objetivo parece estar cumplido de sobras –sólo hay un 0,01% de posibilidades matemáticas de descender–, pero haría bien Mel en no dejar que la tropa se le relajase, pues, será casualidad o no, a la primera ocasión que se han visto con los deberes hechos la imagen del Betis ha dejado mucho que desear y el 4-0 supone la goleada más abultada de la temporada.

De postre, Muñiz expulsó a Molina y Roberto Ríos en los compases finales de un choque que debía marcar las aspiraciones del Betis en este tramo final de Liga y ha empezado a dejar algunas cosas bastante claras. No busquen más que no hay.

4 - Valencia: Guaita; Barragán, Rami, Ricardo Costa, Jordi Alba; Albelda (Maduro, m. 77), Parejo; Feghouli (Piatti, m. 72), Jonas, Canales (Bernat, m. 81); y Soldado.

0- Real Betis: Fabricio; Nelson, Paulao, Dorado, Nacho; Jefferson Montero (Salva Sevilla, m. 64), Cañas, Beñat, Jonathan Pereira (Amaya, m. 57); Rubén Castro y Santa Cruz (Jorge Molina, m. 71). 

Goles: 1-0, m. 6: Jonas. 2-0, m. 63: Feghouli. 3-0, m. 86: Soldado. 4-0, m. 87: Piatti. 

Árbitro: Muñiz Fernández (Asturiano). Amarillas a Cañas, Albelda, Beñat y Ricardo Costa. Expulsó a Dorado (m. 56) y a Jorge Molina (m. 89). También expulsó a Roberto Ríos en el 89'. Su error más grave, expulsar a Dorado sin ser el último hombre y tras venir el delantero rival, al que derriba, de posicion de fuera de juego.

Incidencias: Partido correspondiente a la jornada 35ª de Primera división disputado en Mestalla ante unos 35.000 espectadores.

  • 1