Deportes

El Betis sube el tono físico y gana en las rectas finales

Tres de las cinco victorias de la remontada clasificatoria se han producido gracias a goles en los veinte últimos minutos de partido.

el 21 mar 2011 / 21:46 h.

Pepe Mel charla con el preparador físico, Jesús Paredes.
La reacción del Betis en las cinco últimas jornadas tiene mucho que ver con Pepe Mel y por supuesto con sus futbolistas, pero hay un factor clave que resultó muy criticado cuando el equipo perdía y perdía y volvía a perder y que ahora quizá incluso pase desapercibido, escondido en un segundo plano detrás de los focos de las victorias. Los árboles, sin embargo, no deben impedir la visión del bosque y en los últimos triunfos verdiblancos hay un trasfondo importante, acaso decisivo: el estado físico de la plantilla. Obviando a Emana, que todavía no se ha encontrado consigo mismo desde que regresó de su convalecencia, el resto de futbolistas que han intervenido en la remontada del Betis vuelven a ser los que eran en la primera vuelta, solidarios en la presión, pertinaces en el ataque y, en definitiva, incansables a pesar de los kilómetros que recorren a lo largo de un partido.

Justo es reconocer, por tanto, la labor del hombre encargado de la preparación física, Jesús Paredes, y dar la razón a los futbolistas que en pleno bache ya auguraban que el estado de la plantilla mejoraría cuando llegase la recta final de la temporada. Lo dijo Dorado (que ya fue entrenado por Paredes la temporada pasada en el Huesca) al hilo de aquella especie de minipretemporada que diseñó el cuerpo técnico a finales de enero, con dobles sesiones justo cuando el Betis comenzó a perder partidos de manera desaforada.

La mejoría física del líder de Segunda no sólo es una impresión subjetiva de un espectador externo. También se puede comprobar empíricamente, por ejemplo viendo cuándo ha ganado el Betis sus últimos partidos. Y el resultado del análisis es muy clarificador: de los nueve goles obtenidos por el equipo de Mel en las cinco últimas jornadas, siete llegaron en la segunda parte. Ante el Salamanca, Salva Sevilla marcó en el 80'; en Gerona, el tanto del triunfo de Rubén Castro se produjo en el 77'; en el 4-1 a Las Palmas, el 3-0 de Jorge Molina fue en el 66' y el 4-1 de Josico, en propia meta, en el 77'; en Ponferrada, el 1-1 de Molina ocurrió en el 49'; y el 2-0 frente al Albacete fue en la recta final (Roversio en el 74' y Jorge Molina en el 84'). Es decir, que ha habido cinco goles en los veinte últimos minutos. Es evidente que la forma física y la convicción se alimentan mutuamente.

  • 1