Deportes

El Betis sueña con firmar la hazaña copera en Barcelona

el 11 ene 2011 / 21:38 h.

Goitia, con Belenguer a sus espaldas, antes de partir ayer hacia Barcelona.

Salva Sevilla e Iniesta. Leo Messi y Rubén Castro. Guardiola y Pepe Mel. Barça y Betis. Primera y Segunda. Las antípodas del fútbol español se unirán durante 90 minutos de fábula sobre el verde del Camp Nou. 

En los cuartos de final de la Copa del Rey y sin complejos de inferioridad, enterrados de un plumazo, el nuevo Betis de la esperanza tratará de obrar la hazaña en el escenario en el que el espectáculo es un elemento más de la obra de teatro. Plagado de bajas y con Jonathan Pereira en la expedición, el cuadro de La Palmera se ha conjurado para ser el verdugo de la perfección del 'Dream Team'.

Tras eliminar al Getafe y ofrecer un repertorio de virtudes, al Betis se le agotó el factor sorpresa en el Coliseum. El Barça de Guardiola, líder y máximo candidato al título de Liga, será el encargado de examinar la madurez y calidad del aspirante al ascenso desde el 'fango' de Segunda, un Betis sin miedo y con un as en el equipaje: su filosofía. Pepe Mel renunciará al fútbol defensivo y dispondrá el once inicial que, pese a las bajas, más réditos es capaz de ofrecer en la definición.

Con Emana KO, los elegidos para prolongar el idilio copero serán Rubén Castro, 'pichichi' en el torneo de la regularidad y en el de las sorpresas, y Jorge Molina, que ya asumió el papel de matagigantes cuando firmó un 'hat-trick' en las filas del Poli Ejido, entonces en Segunda B, ante el Villarreal de Manuel Pellegrini el 29 de octubre de 2008.

Las apuestan no inducen a error y el campeonísimo no suele aceptar atajos en su camino hacia el éxito, aunque el Betis no esquiva la guadaña y acepta el combate cuerpo a cuerpo.
Dos años después de su última visita oficial al Camp Nou, saldada con exiguo triunfo local gracias a un postrero gol de Gudjohnsen (3-2), el once de La Palmera tratará de arañar un resultado aceptable con el que buscar el sueño al calor de su público y en un Villamarín abarrotado.

El recuerdo de aquel gol de Juanito una noche de febrero de 1994, determinante para eliminar a aquel 'Dream Team' de Cruyff, planeará sobre las gradas de Can Barça, allí donde más de 2.000 béticos del exilio rezarán con el deseo de ser protagonistas de la reedición de una de las mayores hazañas coperas de la centenaria historia del escudo de las trece barras.

Bajas en el once

Se librará una batalla por el balón con Messi, flamante ganador del 'Balón de Oro', y Xavi, el campeón moral de la prensa estatal, sobre el césped e Iniesta en el banquillo. El trío de lujo, capaz de descuartizar a cualquier presa, esperará su turno en un segundo plano y con la confianza en que la pólvora de Rubén Castro no vuele por los aires la trinchera culé. Para la cita, Pepe Mel deberá asumir notables ausencias y conservará el dibujo que igualó en Huesca el pasado domingo.

Casto, sobresaliente en Getafe, repetirá experiencia copera en la meta, mientras que Isidoro, Arzu, Miki Roqué y Nacho formarán en la defensa. Con Salva Sevilla e Israel en los flancos, el protagonismo en la elaboración será para el canterano Beñat, fijo, e Iriney, que podría ceder la brújula a Juande. Y en ataque, los dos mosqueteros: Rubén Castro y Jorge Molina. El canario amenaza con indigestar la cena al barcelonismo y recoger el testigo de Juanito. Un sueño.

  • 1