Deportes

El Betis va camino de la peor racha de su historia

Perdió en Santander ante el colista (1-0) y acumula seis derrotas y un solo gol a favor en esos partidos.

el 30 oct 2011 / 18:59 h.

Jonathan Pereira (d), del Betis, disputa un balón con Jairo Samperio (Racing).
-->-->-->

Después de firmar el segundo mejor arranque liguero de su historia (4 victorias, sólo superadas por las 5 de la 1934/35), el Betis va camino de igualar ahora su peor serie de derrotas (lleva 6 y el tope está en 7), una racha que, para colmo, aparece justo después de que el equipo verdiblanco se situara lider de la categoría. Un registro jamás contabilizado en la historia de la Liga, que nunca vio a un equipo ganar cuatro partidos seguidos para perder luego seis... hasta que llegó el Betis, este Betis desconcertante capaz de deslumbrar con un fútbol descarado y vistoso (su despliegue en San Mamés recibió unánimes elogios) o de diluirse ante la primera adversidad, como le está ocurriendo últimamente cada vez que encaja un gol. Y ya van seis.

Ayer no fue mala la puesta en escena de los verdiblancos, que salieron como en las primeras jornadas, llevando las riendas del juego y acaparando la posesión del balón. Claro que enfrente estaba el colista, un Racing que era el único equipo de Primera que aún no había ganado –su primer triunfo se le había esfumado el martes anterior en el Sánchez Pizjuán en el tiempo de descuento– y que sólo había sido capaz de marcar un gol en sus cinco comparecencias como local.

Pepe Mel decidió volver a utilizar su clásico 4-3-3 tras el experimento fallido de Cornellá ante el Espanyol, donde la entrada de Juanma por la banda derecha aportó bien poco. Isidoro, Dorado, Pozuelo y Jonathan Pereira ocuparon las plazas de los lesionados Chica, Mario y Santa Cruz, así como la del descartado Juanma, con Rubén Castro y Jonathan Pereira abiertos a las bandas y Pozuelo actuando de falso delantero centro.

La primera media hora de los béticos fue de neta superioridad sobre los racinguistas, que apenas eran capaces de superar el medio campo con el balón controlado y convirtieron a Casto en un espectador de excepción. Se echaba en falta, eso sí, la presencia de un ‘nueve’ nato en el área para culminar las llegadas por banda de Rubén Castro o Nacho, cuyos centros rara vez encontraron rematador.

Los béticos, no obstante, lo intentaron con remates lejanos: el primero de Pozuelo (23’), un gran zurdazo desde la frontal, lo repelió el larguero con Toño batido, y luego fue el meta cántabro el que se lució al desviar a córner otro potente disparo de Beñat (29’). A la salida de ese córner, Ustaritz cabeceó otra vez al palo, que por octava vez en la temporada repelía un remate de los verdiblancos –los que más, junto al Barça– y por séptima salvaba a los cántabros –también líderes en ese apartado– de encajar gol.

Los hados, decididamente, no estaban con los de Mel, que después de dominar ampliamente a los cántabros y desperdiciar tres buenas ocasiones de gol a punto estuvieron incluso de marcharse al descanso con el 1-0 en contra, pues superada la media hora de juego los de Cúper encontraron al fin una vía para acercarse a Casto, que primero desvió un gran cabezazo de Adrián (32’) y luego, a la salida de un córner, vio cómo el central Torrejón (33’) tambien cabeceaba al larguero.

No hubo novedades en forma de cambios en el intermedio –Cúper ya había gastado uno a los 25’, al dar entrada al ex bético Arana por el lesionado Jairo– pero los locales salieron con algo mas de decisión a por el partido, quizá porque habían detectado que la defensa bética no era tan fiable como había parecido en la primera mitad.

El meta Toño (53’) estuvo a punto de meterse con el balón en la portería tras una falta muy lejana botada por Beñat y poco después Clos señaló un inexistente orsay a Arana, que había cabeceado junto al poste un buen centro del sevillano Cisma. A falta de media hora, Cúper volvió a mover el banquillo, dando entrada a Stuani por el inoperante Ariel. Y lo del uruguayo fue llegar y besar el santo: en el primer balón que tocó forzó un inocente penalti de Dorado y él mismo lo transformó en el 1-0. Mel tardó más de diez minutos en hacer cambios y el Racing no sufrió demasiado para conservar su ventaja. Sólo en el descuento Montero gozó de una ocasión muy clara, pero evidenció otra vez que lo suyo no es el gol. Tiró al muñeco, desvió Toño y se consumó la sexta derota. .

- Ficha técnica:

1 - Racing de Santander: Toño; Francis, Álvaro, Torrejón, Cisma; Jairo (Arana, min 26), Diop, Adrián, Munitis (Tziolis, min 71); Koné y Nahuelpan (Stuani, min 62).

0 - Betis: Castro; Isidoro, Dorado, Ustaritz, Nacho; Beñat (Montero, min 74), Iriney (Matilla, min 86), Cañas; Pozuelo, Pereira (Molina, min 78) y Rubén Castro.

Gol: 1-0, min 63. Stuani, de penalti.

Árbitro: Carlos Clos Gómez (comité aragonés). Mostró cartulina amarilla a Francis, Diop, Munitis y Álvaro, por el Racing; y a Isidoro, por el Betis.

Incidencias: partido de la undécima jornada de la Liga de Primera División disputado en los Campos de Sport de El Sardinero ante unos 11.000 espectadores.

  • 1