lunes, 22 abril 2019
10:39
, última actualización
Deportes

El Betis va en busca del respeto perdido

Rafael Gordillo busca la mejor manera de evitar el perjuicio que le están causando los árbitros pero sin crear un conflicto con el estamento. "Hay que protestar ya", dice.

el 04 mar 2011 / 22:27 h.

Emana y Del Olmo, en el partido del jueves.
El enorme bache donde se hundió el Betis a partir de su derrota contra el Villarreal B fue tan profundo que todo lo que no tuvo que ver con el pésimo juego del equipo dirigido por Pepe Mel quedó relegado a un plano muy secundario. Los errores arbitrales, que los hubo, aparecieron en las crónicas y las declaraciones de los protagonistas, pero los profesionales y dirigentes verdiblancos fueron honestos y se centraron en la autocrítica más que en la crítica. El recital del canario Hernández Hernández en Ponferrada, sin embargo, ha colmado la paciencia y la compostura del Betis. El club de Heliópolis quiere ponerse serio pero sin formar ningún escándalo y así lo advirtió ayer el presidente, Rafael Gordillo. "Hay que protestar ya", sentenció a la vuelta de Madrid.

Tras el show de Hernández Hernández en El Toralín, Pepe Mel pidió a Gordillo que hablase con el presidente del Comité Técnico de Árbitros, Victoriano Sánchez Arminio. El dirigente y exfutbolista, ya con el ánimo más frío, explicó ayer que "las cosas hay que hacerlas más tranquilos y mucho mejor pensadas". "Hay que protestar y ponerse serios, y todo lo que se pueda hacer legalmente se hará siendo cautos. No soy partidario de broncas y jaleos con los árbitros, pero lo de Ponferrada no me cuadra y hay que decirlo", añadió.

Gordillo es consciente de que declarar la guerra al estamento arbitral no reportaría ningún beneficio al Betis, de ahí que su estrategia no pase por enfrentarse con Sánchez Arminio pero sí por solicitar que determinados árbitros no se crucen en el camino de su equipo. "Yo no quiero que me ayuden, pero habrá colegiados que a lo mejor no puedan pitarle un partido al Betis. Igual que pasa con los jugadores, entre los árbitros también habrá de más o menos categoría. Cuando nosotros hacemos las cosas mal, nos multan; no sé qué harán con los árbitros", alegó. El club de La Palmera ya solicitó en su día que Pino Zamorano pitase lo justo y necesario al Betis, así que por ahí pueden ir los tiros. Curiosamente, Hernández Hernández pitó el Nástic-Betis del año pasado y señaló un penalti dudoso a favor de los verdiblancos que decidió aquel envite (0-1).

A la espera de ver cómo actúa el Betis y si su protesta pública se traslada vis a vis a los responsables arbitrales, los errores se siguen sucediendo en su contra. En los siete últimos partidos ya le han anulado cuatro goles legales, tres por fueras de juego que no eran (a Jorge Molina ante el Villarreal B con 1-0 y frente al Recreativo con 0-0 y a Rubén Castro en Valladolid con 1-0) y otro, el último y peor, por una falta que sólo advirtió el colegiado (a Jorge Molina en Ponferrada). Eso sí, Gordillo aclara que no cree en una campaña contra el Betis: "No se van a sentar todos y van a decir ‘vamos a ir a por el Betis'. Eso no es así", sentenció.

  • 1