Deportes

El Betis viaja a Uruguay para promocionar la Expo'92

La temporada 1986-87 se jugó por primera y única vez en España bajo el sistema de play-off. Un grupo de 6 equipos, los de arriba, jugaron por el título.

el 12 oct 2009 / 20:53 h.

Bilardo, junto a Araújo en un viaje a Argentina

El título lo ganó el Real Madrid. Los 6 siguientes, entre los que se encontraban Real Betis Balompié, Sevilla FC, Atlético de Madrid, Real Sociedad, Murcia y Valladolid, jugarían el llamado intermedio, y los 6 de abajo, Osasuna, Athletic de Bilbao, Las Palmas, Sabadell, Racing y Cádiz, el del descenso.

A los puntos conseguidos en la liga regular se les sumarían los ganados en estos partidos. En una jugada genial del presidente cadista, Manuel Irigoyen Roldán, el equipo de la Tacita de Plata logró sobrevivir en la categoría y meter a Osasuna y Racing en el descenso, equipos éstos que habían superado al Cádiz en el final de la Liga.

En febrero el Betis recibía una invitación a través de la Casa de Andalucía en Montevideo para que jugara en aquellas tierras un torneo patrocinado por la Expo'92. Querían fomentar en Uruguay y Argentina un ambiente favorable a la exposición universal y crear un clima propicio en las distintas esferas, en las que el fútbol podría calar y favorecer la llegada de visitantes de aquellos entornos a Sevilla.

El presidente Gerardo Martínez Retamero aceptó la propuesta y se buscaron las fechas idóneas, una vez finalizada la liga regular, para que el Betis jugara el susodicho torneo en la capital de Uruguay. Había 12 días libres en el calendario y se determinó que en esa fecha de finales del mes de abril era factible la idea.

El torneo estaba previsto que lo jugaran los dos grandes del fútbol uruguayo, Peñarol y Nacional, y qué mejor equipo bonaerense para dar un toque de españolismo al torneo que el Atlético Español de Buenos Aires, que presidía Ríos Seoane.

El Betis, tras jugar ante el Atlético de Madrid, partía desde el aeropuerto de Madrid-Barajas el día 20 de abril de 1987 hasta el internacional de Carrasco en Montevideo. Larguísimo viaje con una primera escala en Sao Paulo (Brasil), una siguiente en Ezeiza (Buenos Aires) hasta por fin llegar a la capital uruguaya.

Los problemas primeros llegan con el hotel que había asignado la organización al equipo. No era el idóneo para un equipo de fútbol. Luis del Sol, entrenador, y Diego Soto, preparador físico, instan a los directivos que iban en la expedición a que buscasen una salida a este primer problema.

Era una hora muy tardía, el cansancio era grande y se llega a la conclusión que lo mejor es pasar allí la primera noche y al día siguiente las gestiones dan fruto y la expedición pasa al Hotel Columbus.

EL SERIAL COMPLETO, EN LAS PÁGINAS DE EL CORREO DE ANDALUCÍA.

  • 1