Deportes

El Betis, víctima de un arbitraje escandaloso

Perdió 2-4 ante el Atlético en un partido marcado por la polémica. El árbitro cambió un penalti a favor del Betis por una expulsión en contra, cuando ya estaba con diez.

el 26 sep 2012 / 21:08 h.

Vaya por delante que el Atlético fue muy superior al Betis, que se puso por delante en el marcador gracias a dos golpes de fortuna y a tres paradones tremendos de su guardameta Casto, que a punto estuvo de poner de los nervios al mismísimo Radamel Falcao.

Dicho lo cual, el Betis perdió de manera hiriente  después de sufrir un escandaloso arbitraje de Álvarez Izquierdo, uno de los más perniciosos que recuerdo en 31 años largos de profesión, pues puede pasar que en la jugada del penalti de Perquis considere que hay que expulsar al jugador bético por un claro y leve agarrón sobre Falcao que este exagera convenientemente. Con pitar el penalti sobraba en este caso, pero puede pasar que considere que era ocasión manifiesta de gol, pese a que antes pudo hasta pitar fuera de juego de un colchonero –Miranda– que se sale de la jugada y trastabilla a Perquis. Puede pasar.

Lo que ya no es de recibo es que, estando el Betis con diez, no le muestre la segunda amarilla a Juanfran por una entrada con los tacos sobre la tibia de Rubén Pérez en sus mismas narices y acto seguido deje sin sanción un claro penalti por manos de Filipe Luis y expulse a Campbell porque el balón, después de ser golpeado con la mano por el defensa atlético, rebota en el brazo del atacante bético, que aún estará alucinando en colores con la decisión arbitral.

Eso ya no puede ser, huele mal y aqui estamos para denunciarlo.Atlético en racha. El Atlético –13 victorias y tres empates desde que perdiera el derbi madrileño en abril– está en un momento de forma increíble, pero el Betis, con buenas dosis de fortuna, fue capaz de plantarle cara y se fue al descanso con un 2-1 a favor después de dos extraños goles y de una serie de paradones inverosímiles de Casto, capaz de aburrir al mismísimo Tigre Falcao.

Simeone había reforzado su centro del campo con la entrada de Raúl García y dio galones de titularidad al Cebolla Rodríguez, mientras que mandaba a Arda Turam presionar y asfixiar a Beñat para que el Betis no gozara de salida limpia de balón. Y a fe que lo consiguió.

Mel repitió el mismo equipo que tan buena primera parte brindara el sábado ante el Espanyol, con el cambio obligado de Paulao por Perquis, pero no hubo manera de que sus hombres fueran capaces de superar la asfixiante presión que realizaban los colchoneros, por lo que en los primeros 25 minutos de partido apenas pasó nada.

Claro que llegado ese momento, un centro chut de Agra que se tragó Sergio Asenjó lo revolucionó todo. El Betis cobraba ventaja gracias a un golpe de fortuna y acto seguido Rubén Castro pudo hacer el 2-0, tras recibir una buena asistencia de Pozuelo, pero su disparo a quemarropa sí encontró esta vez adecuada respuesta del meta. Como suele ocurrir en estos casos, del posible 2-0 se pasó al 1-1 en un santiamén, pues Falcao le robó la cartera a Perquis para desviar otro centro chut, de Raúl García esta vez, y llevar las tablas al marcador.

Entonces apareció la figura de Casto, providencial en una mano a Raúl García (39’) y estratosférico en otra abajo ante Falcao (43’), en la que sin duda puede ser una de las paradas de la Liga, y eso que queda Liga. El viejo axioma se volvió a cumplir, y de lo que pudo ser el 1-2 se pasó al 2-1, pues ya sobre la hora un centro desde la línea de fondo de Juan Carlos lo desvió Juanfran con tan mala fortuna de mandarlo a su propia portería.

Al descanso ganaba el Betis de manera increíble, pero al 2-1 no se le podía poner objeción. El futbol es así. Y en el fútbol también hay personajes como este Alfonso Álvarez Izquierdo –tercera vez que gana aquí el Atlético con él, todas las que ha pitado–, que pasará a los anales negros del beticismo por todo lo que iba a perpretar en la segunda mitad.

La defensa bética, todo hay que decirlo, ayudó a que en el área propia tuvieran lo colchoneros más opciones de las recomendables, pero primero el penalti y la expulsión de Perquis, luego la no expulsión de Juanfran y de remate, el no penalti y la expulsión de Joel Campbell son demasiados errores juntos, y todos en la misma dirección, como para no pensar mal.

Algunos colegas, incluso, habían avisado antes del partido de que el colegiado catalán la podía liar y de que las airadas protestas del Betis por el aplazamiento le iban a pasar factura, más pronto que tarde. Y uno es lógico que empiece a dudar de la limpieza de la competición. No iban descaminados, aquí algo huele muy mal..

2 - Real Betis: Casto; Nelson, Perquis, Mario, Nacho; Rubén Pérez, Beñat; Agra (Campbel, m.58), Pozuelo (Dorado, m.51), Juan Carlos (Nono, m.58); y Rubén Castro.

4 - Atlético: Sergio Asenjo; Juanfran, Miranda, Godín (Cata Diaz, m.46), Filipe Luis; Raúl García, Mario, Gabi; Arda, Falcao (Diego Costa, m.52) y Christian Rodríguez (Koke, m.70).

Goles: 1-0: m.26 Agra. 1-1:m.29, Falcao. 2-1: m.46 Juan Carlos. 2-2: m.47, Falcao, de penalti. 2-3: m.54, Diego Costa. 2-4: m.91, Raúl García.

Árbitro: Javier Álvarez Izquierdo (c.catalán). Expulsó a Perquis, minuto 47, en la jugada que provocó el penalti a Falcao, y a Campbell, a los 77 minutos, por doble amarilla (66 y 77), además mostró tarjeta amarilla a Nelson (m.3), Juanfran (m.23), C. Rodríguez (m.53), Nono (m.85), Raúl Garcia (m,87))

Incidencias: Partido correspondiente a la tercera jornada de la liga, disputado en el estadio Benito Villamarín ante 33.261 espectadores.

  • 1