Deportes

El Betis visita Huesca plagado de ausencias

el 08 ene 2011 / 20:45 h.

Jorge Molina, con Juande a sus espaldas, antes de viajar a Huesca.

Tras gozar de la catarsis de la Copa del Rey ante el Getafe, el Real Betis de Pepe Mel regresa a la cruda realidad de la Liga, torneo en el que exhibe su rol de favorito. En El Alcoraz de Huesca librará una nueva batalla el cuadro de La Palmera, que se desplaza sin el armazón que la mágica mañana del 6 de enero 'desnudó' a un oponente de Primera. Con el canterano Calahorro en la lista, el preparador heliopolitano tratará de esbozar un once de garantías. 

El triunfo del RC Celta en el Martínez Valero de Elche origina un nuevo mapa, ya que una derrota en feudo aragonés propiciaría una exigua y peligrosa renta de 3 puntos sobre el segundo, el propio Celta.

Mel deberá asumir cuantiosas ausencias. La evolución de Belenguer y Salva Sevilla no fue satisfactoria en las últimas horas ayer y el jefe de los servicios médicos, Tomás Calero, aconsejó prescindir del zaguero y el mediocentro.

Las variantes se reducen y, con Emana y Dorado en el dique seco y Roversio y Miguel Lopes en fase primaria de recuperación, el once de El Alcoraz será inédito. 'Sólo' habrá sobre el césped siete supervivientes de la hazaña de Copa del Coliseum: Isidoro, Nacho, Beñat, Iriney, Miki Roqué, Rubén Castro y Jorge Molina.

En la nómina de ausencias hay 9 'figurantes', de los que algunos son auténticos pesos pesados en el grupo: Jonathan Pereira, Momo, Miguel Lopes, Roversio, Achille Emana, Belenguer, Dorado, Salva Sevilla y el alemán David Odonkor.

Así, Goitia repetirá en la meta con respecto al último choque de Liga ante el Gimnástic, mientras que Isidoro, Miki Roqué, Arzu y Nacho formarán en la línea de zagueros. Las dudas crecen en la zona de medios. Con Iriney y Beñat fijos en la medular, las combinaciones crecen en los costados.

El motrileño Juande ejercerá en el diestro de accidental interior, y el veloz Ezequiel en el zurdo. En la definición, y con Emana y Jonathan Pereira en el dique seco, el protagonismo será para Jorge Molina y Rubén Castro, pichichi de Copa y Liga y esperanza eterna en el ejército de La Palmera.

Con el Barça en el horizonte, el Betis de Mel aterrizó en la gélida Huesca, allí donde tratará de prolongar su idilio con el triunfo. Las dimensiones del vetusto recinto oscense y el carácter aguerrido de la SD en su feudo son los enemigos principales de un bloque que aspira a multiplicar la alarmante sequía azulgrana ante su parroquia -9 puntos de 27 posibles-, un dato que contrasta con el fortín que construyó en el anterior ejercicio el once aragonés.

Para la cita, el técnico local, Onésimo Sánchez, no podrá disponer del brasileño Gilvan, en su país de origen solucionando un tema burocrático, y el palaciego Marco Navas, hermano del veloz interior diestro sevillista Jesús Navas.

Será un duelo de estilos antagónicos. El Huesca de Onésimo, que ya ha anticipado su propuesta, ofrecerá orden y sacrificio para 'secar' la calidad y eficacia de un Betis que rinde visita a El Alcoraz con el papel de mejor visitante de la categoría -17 puntos de 27 posibles-.

El exiguo 0-1 de la 09-10 originó una auténtica catarata de esperanza por Heliópolis. Aquel 30 de mayo de 2010, el conjunto de Víctor Fernández finalizó la cita 39 de la Liga cuarto e igualado a puntos -64- con el Hércules.

Hoy, 9 de enero de 2011, con el Real Betis líder y Pepe Mel en el banquillo, el reto es clarificar el futuro de un plantel diseñado por y para el ascenso y que ante el Barcelona de Pep Guardiola podría inyectar oxígeno a las arcas. Antes, hoy y en Segunda, habrá que derribar la oposición del Huesca.

Numeroso apoyo en la grada

Pese a la cercanía del encuentro del Camp Nou, una importante representación de las peñas de Catalunya presenciará el duelo en El Alcoraz. La polémica del reparto de entradas del ejercicio anterior no ha disminuido el interés de un colectivo que ya tiñó de color las gradas de Montilivi en Girona o el Nou Estadi de Tarragona en la 2009-10.

  • 1