Local

«El billete de Cercanías no implica el derecho a ir sentado en el tren»

Con la vista puesta en la ampliación de la red en el área metropolitana, el gerente de Cercanías en Andalucía realiza una radiografía satisfactoria de cómo funciona el servicio en el territorio, apoyado en las últimas encuestas que le dan un 7,65 de nota, por delante del coche (4,84) y el autobús (2,94). Foto: Gregorio Barrera.

el 15 sep 2009 / 21:23 h.

TAGS:

Con la vista puesta en la ampliación de la red en el área metropolitana, el gerente de Cercanías en Andalucía realiza una radiografía satisfactoria de cómo funciona el servicio en el territorio, apoyado en las últimas encuestas que le dan un 7,65 de nota, por delante del coche (4,84) y el autobús (2,94).

-¿Considera que los trenes de Cercanías van abarrotados tal y como denuncian los usuarios?

-Ningún tren de los que circulan por las líneas de Sevilla tiene una demanda prevista por encima de la oferta. Es cierto que en determinadas horas punta y en trayectos concretos, como puede ser la salida de la estación de Virgen del Rocío en sentido Utrera, la demanda es mayor y se aproxima a la capacidad máxima de los trenes, aunque, como digo, en ningún caso la sobrepasa.

-¿Cómo se explica en el caso del motín de usuarios en Virgen del Rocío en noviembre?

-El tren afectado que efectúa su paso por la citada estación a las 15.22 horas tenía una ocupación máxima aproximada del 83%, por lo que no llegó a sobrepasar su capacidad, porque para eso se establecen los correspondientes refuerzos (doblando su composición) o en el número de frecuencias (como las dos nuevas circulaciones que existen desde septiembre de 2008 en esta franja horaria).

-El hecho de que desde el 15 de diciembre de 2008 se pusieran dos nuevos trenes entre Sevilla y Utrera en hora punta ¿es la respuesta de Cercanías a estas críticas de los clientes?

-Estaba previsto ponerlos en circulación, y en esa fecha, desde que supimos que la puesta en servicio del Metro de Sevilla sería para el 20 de diciembre de 2008. Son parte de la adaptación para facilitar la intermodalidad en San Bernardo, donde confluiremos con la línea 1, se hace pensando en el incremento de viajeros que previsiblemente tendremos en San Bernardo, que ya es una de las estaciones con más afluencia de viajeros de la línea C-1.

-Entonces, ¿a qué cree que obedece que las críticas se hayan acumulado en las últimas semanas y que antes nadie se quejase?

-Creemos que puede deberse al hecho de que los nuevos trenes tengan menos plazas sentadas. Los actuales y nuevos trenes Civia, de cuatro coches, disponen de un total de 605 plazas de las que 223 son sentadas. Las anteriores unidades (Serie 440) disponían de 644 plazas de las que 348 eran sentadas. La diferencia del total de plazas no es relevante, pero sí es importante la cantidad de asientos. Ésta es la única diferencia que, creemos, puede llevar a determinados viajeros al error de considerar que los trenes tienen menos capacidad que los anteriores.

-¿Eso significa que el billete de Cercanías no implica derecho a asiento?

-En esto debemos ser tajantes. En el caso de los servicios de transporte por ferrocarril de viajeros de Cercanías, según las condiciones de aplicación de las tarifas y condiciones generales de contratación que nos regulan, el título de transporte es de clase única, y se vende para su utilización por el viajero en plaza sentada o de pie, indistintamente. Ello está debidamente publicado y a disposición de los viajeros. El Cercanías, como el resto de transportes públicos para áreas metropolitanas, tienen estas mismas condiciones, entre otras cosas porque están concebidos para tiempos de viaje muy cortos, con continuas subidas y bajadas.

-Los nuevos trenes Civia ¿tienen algunas ventajas que no tuvieran los anteriores?

-Muchas, empezando porque son trenes que, a diferencia de los anteriores, están concebidos, diseñados y fabricados para atender las necesidades y requisitos del transporte de Cercanías. Los Civia están progresivamente sustituyendo, en todos los núcleos de Cercanías de España, a los trenes que anteriormente prestaban este servicio. En Sevilla el 70% de los trenes de que disponemos ahora mismo son Civia y progresivamente se irá renovando hasta completar todo el parque. Entre otras cosas, resuelven la accesibilidad al tren a las personas con movilidad reducida y la climatización, tienen una composición idónea en función de la línea por la que circulan y de la demanda de la misma... Tampoco es cierto que vayan masificados, porque la ocupación de los actuales nunca llega al 90%.

-¿Hay demanda suficiente para ampliar las frecuencias?

-El servicio está en continua evolución desde su creación. Y para evolucionar nos sirve de pauta la opinión o el cambio de hábitos de nuestros clientes. Y si estos hábitos cambian, el servicio evolucionará para cubrir dichas necesidades. Sin que esto suponga que vayamos a atender demandas, digamos, extremas, que conllevarían, por ejemplo, tener en circulación trenes vacíos o semivacíos. Eso, tratándose de un medio de transporte público, sería una irresponsabilidad por nuestra parte.

-¿Debería haber un Cercanías en horario nocturno o cree que no hay demanda suficiente?

-Si se refiere a trenes a partir de las 23.00 horas, porque hasta esa hora hay Cercanías circulando, creo que no hay demanda y, además, es lógico, ya que gran parte de los viajeros utilizan el servicio para desplazarse hasta su lugar de trabajo o de estudio, y esa utilidad no tiene sentido de madrugada.

-¿En que situación se encuentran los ciclistas que quieren viajar con su bicicleta?

-Se encuentra perfectamente regulado. La normativa está publicitada y expuesta en todas las estaciones además de reforzarla a través de mensajes por la megafonía. No obstante, dado que no todos los trenes y estaciones disponen de personal permanente, de forma discrecional realizamos controles. Los propios usuarios deben ser conscientes de estas normas, porque no se trata de medidas que busquen el perjuicio de los viajeros con bicicleta, sino que se trata de hacer compatible el derecho de todos a utilizar el Cercanías, tanto de los que viajan con bicicleta como de los que no, como es el caso de la mayoría.

-¿Considera que el Cercanías potencia el desarrollo de los pueblos que cuentan con él? ¿Cree que el futuro de las áreas metropolitanas pasa por potenciar los Cercanías?

-No está en mi mano llegar a estas conclusiones. Sí está demostrada la eficacia del Cercanías como un medio de transporte cómodo, rápido y sostenible. Si Sevilla aspira a consolidarse como una gran ciudad, deberá contar con el servicio para hacer viable la movilidad con los importantes núcleos de población situados en su área metropolitana.

-¿Hay estaciones que necesitan mejoras?

-Sevilla cuenta con más de 20 estaciones y más de 145 circulaciones diarias. Es difícil que el trabajo se acabe. Junto al ADIF, ahora estamos metidos de lleno en las obras destinadas a mejorar la accesibilidad en todas las estaciones. El recrecido de andenes permite igualar su altura con la plataforma de los trenes Civia, de forma que las personas en sillas de ruedas, y en general con problemas de movilidad, puedan acceder sin necesidad de ayuda. Todas estas obras previstas suponen una inversión total de 2,1 millones de euros. Cuando concluyan, tendremos todas las estaciones (13) de la C-1 completamente accesibles, como ya ocurre desde hace más de un año con la C-4.

-¿Qué otras inversiones tienen en marcha?

-En septiembre de 2008 se concluyó la instalación de máquinas autoventa repartidas por las 13 estaciones de la C-1, por una inversión que superó el millón de euros. Igualmente, estamos en fase de licitación de proyectos para el suministro, instalación y mantenimiento de controles de acceso en 10 estaciones del núcleo, que nos permita incrementar la calidad del servicio que prestamos actualmente? La enumeración podría ser más amplia, pero creo que está lo más importante...

Puede leer la entrevista completa en la edición impresa de El Correo de Andalucía.

  • 1