jueves, 21 marzo 2019
22:50
, última actualización
Local

El bonobús de Tussam costará un euro más desde enero

Las tarifas de Tussam subirán finalmente muy por encima del IPC. Hasta un 20% en los títulos más usados, el bonobús sin transbordo. Pese a esto, no se cumplen las previsiones de la empresa lo que obligará al Consistorio a transferir más de 50 millones a la compañía en los presupuestos de 2009.

el 15 sep 2009 / 16:31 h.

TAGS:

Las tarifas de Tussam subirán finalmente muy por encima del IPC. Hasta un 20% en los títulos más usados, el bonobús sin transbordo. Pese a esto, no se cumplen las previsiones de la empresa lo que obligará al Consistorio a transferir más de 50 millones a la compañía en los presupuestos de 2009.

Los precios de Tussam ya se han aprobado. La subida no es tan alta como pretendía la empresa, pero tendrá una importante repercusión en el bolsillo de los ciudadanos y modificará completamente el uso de la tarjeta mensual -que utilizan más de 20.000 viajeros al día según los datos de diciembre de 2006 de la empresa-. Todos los precios se incrementarán por encima del IPC, aunque en distintos índices. El mayor aumento lo sufrirá el título más habitual: el bonobús sin transbordo. Se elevará en un 20% hasta situarse en 6 euros -50 céntimos menos de lo propuesto-.

El segundo título más usado ocupará este mismo puesto en cuanto al porcentaje de la subida. El bonobús con transbordo pasará a costar siete euros, un 16% más que en 2008 y 20 céntimos menos de lo planteado por la dirección de Tussam. La tercera tarifa que más se incrementará será el billete simple -utilizado por uno de cada diez usuarios, pricipalmente no habituales-. Pasará a costar 1,2 euros, un 9% más.

Además de estos incrementos, la crisis económica de Tussam y la subida de los costes de combustible y personal obligará a reestructurar dos de los títulos de la empresa municipal de transportes. El primero, la tarjeta mensual. Los dos socios de gobierno no han aceptado la propuesta de la empresa de que este título alcance los 35 euros. Se quedará en 30.

Pero esta rebaja se compensará con una reforma: será personal e intransferible -no al portador como hasta ahora- y su uso se restringirá a las personas empadronadas en Sevilla. El objetivo es fomentar este billete, que garantiza un uso habitual del transporte público, y que sea subvencionado por el Ayuntamiento.

Esta misma fórmula de subvenciones es la que se aplica en el otro título de transporte público que se reestructurará: el bono de pensionistas. Un 17% de los viajes, cerca de 20 millones al año, se abonan con este sistema. A partir de ahora, sólo accederán a este bono financiado por el área de Bienestar Social las personas con rentas inferiores a 1.500 euros.

A este plan, impulsado por la dirección de la empresa y respaldado por PSOE e IU, se introduce un matiz: se habilitará un cauce oficial para que aquellas personas con ingresos superiores a este límite que tengan algún problema o unas circunstancias específicas, como cargas familiares, puedan solicitar la gratuidad.

Con esta propuesta, y a la espera de la revisión que se producirá cuando se ponga en marcha la línea 1 del Metro, Tussam no obtendrá los beneficios necesarios para saldar su deuda ni alcalnzará el equilibrio tarifario que pretendía: la mitad del dinero la paga el usuario y la otra mitad la Administración pública.

Este hecho, tendrá sus consecuencias para las arcas municipales como ya advirtió Tussam. En los últimos cuatro años, el Ayuntamiento ha tenido que gastar 187 millones de euros en mantener a flote a la empresa. Sólo en 2008 se han transferido partidas por un importe de 51,5 millones de euros. El rechazo a las tarifas de la empresa provocará que esta cifra aumente en las cuentas de 2009, según admitió ayer la delegada de Hacienda Nieves, Hernández.

Éste es el coste económico de una decisión política: subir los precios pero no tanto como pide Tussam. Un acuerdo alcanzado por PSOE e IU y aprobado ayer en el consejo de administración.

  • 1