Local

El bonobús magnético se despide

Deja de existir tras 20 años funcionando y 187 millones de unidades vendidas.

el 30 dic 2009 / 21:19 h.

TAGS:

Recargable. Un usuario con la nueva tarjeta de Tussam.

Se ha usado en Sevilla casi dos mil millones de veces en los últimos 20 años y a partir de esta medianoche pasará a la historia. Se trata del bonobús magnético de Tussam, que será sustituido por la tarjeta multiviaje sin contacto después de dos décadas de servicio a los sevillanos.

Fue en 1989 cuando comenzó la andadura del bonobús magnético en la ciudad. Aunque hoy parece ya una antigualla de cartón, entonces fue una innovación sin precedentes en España y Sevilla fue pionera en el país en su instalación.

Hasta entonces venía funcionando la llamada tarjeta troquelable, que era agujereada por un mecanismo a la entrada del autobús. El bonobús magnético que la sustituyó permitió también hacer trasbordo con sólo volver a pasar la tarjeta por la máquina lectora.

187 millones de tarjetas. Los datos hablan por sí mismo: desde 1989 se han vendido en la ciudad casi 187 millones de bonobuses (107 con trasbordo), lo que, de media, significa que cada familia sevillana ha comprado en estos años más de mil de estas tarjetas. Las de la tercera edad han tenido también en estos años un uso importante, que ha alcanzado los 322 millones de viajes.

El cambio que ahora se produce no va a tener ningún perjuicio para quienes aún dispongan de una tarjeta magnética. Tussam informó ayer de que "los usuarios podrán canjear el valor que tengan en sus últimos bonobuses por el mismo valor en una tarjeta del nuevo modelo durante todo el mes de enero".

Según la empresa municipal de transportes, esto podrá realizarse tanto en las oficinas de El Prado como en las taquillas de Gran Plaza y Ponce de León y en las instalaciones de Tussam en la Avenida de Andalucía.


Todos estos datos no sólo son extraordinariamente exactos sino que, de hecho, esta exactitud es una de las prestaciones que introdujo hace dos décadas la banda magnética en los bonobuses de Tussam: esta tecnología permitió tener una contabilidad exacta de los viajes que se realizaban en cada autobús.

Como indica la empresa, "hasta ese 1989 no se podían contabilizar los usos de pases personales ni de tercera edad, lo que había que hacer por conteos periódicos. En estos veinte años la estadística de uso del autobús es completa gracias a esta tarjeta magnética que ahora deja de estar en servicio".

  • 1