Local

El botellódromo se aplaza al no interesar a ninguna empresa

El concurso queda desierto aunque el Consistorio dice que se negocia con firmas.

el 26 oct 2009 / 19:22 h.

TAGS:

Después de meses de preparación y de ajustes técnicos, el concurso público para la adjudicación del proyecto de Seviocio se abrió definitivamente el pasado 14 de septiembre.

Durante un mes, la Delegación de Medio Ambiente, que dirige Encarnación Martínez, aguardó ofertas de empresarios que quisieran hacerse con la gestión de uno de los grandes proyectos municipales que se arrastra desde el anterior mandato y que debía servir para cumplir la Ley autonómica 7/2006, la normativa antibotellona.

Pero no se ha recibido ni una sola oferta, según fuentes consultadas. Pese a esto, el Ayuntamiento quiere mantener el proyecto como está planteado y ya se han iniciado contactos con empresas para buscar una salida que permita reactivar una iniciativa que acumula varios años de retraso.

Se baraja pasar a la siguiente fase administrativa que consiste en una adjudicación directa mediante la invitación a tres empresas o prorrogar los plazos, dado que según indicaron desde este área hay dos empresas interesadas pero que no han podido reunir a tiempo toda la documentación que exigía la normativa.

Pese a esta explicación, las empresas han tenido un mes para presentar la oferta y tenían, a partir de la adjudicación provisional, otro mes para entregar el proyecto técnico para el recinto.

Según los pliegos no era necesario presentar una fianza provisional, y sólo se debía abonar el 5% del importe de la adjudicación, cuando ésta fuese definitiva. Teniendo en cuenta que el valor estimado del contrato es de 70.540 euros, la cifra que se debía abonar ronda los 3.500 euros.

La documentación que se solicitaba se limitaba a pedir que se acreditase la capacidad de obrar, que no se incurría en incompatibilidades, la solvencia económica y la solvencia técnica y profesional. Y a estos datos hay que añadir que las bases del proyecto llevan encima de la mesa varios años y que el Gobierno local lleva meses hablando sobre esta iniciativa con el sector.

Tras quedar desierto el concurso, y pese al anuncio del Ayuntamiento de que tratará de impulsar el proyecto mediante una negociación con empresas, el enésimo plazo de ejecución del proyecto vuelve a incumplirse.

Desde la adjudicación definitiva, que debía haberse producido la pasada semana, debían transcurrir tres meses y medio hasta que el recinto estuviera perfectamente acondicionado.

De ahí que el área de Medio Ambiente incluso barajase la opción de estrenarlo rescatando la fiesta universitaria de la primavera, para lo que ya se mantuvieron contactos con el Consejo de Alumnos de la Universidad de Sevilla.

El concurso público de Seviocio se diseñó como una actuación integral destinada a crear un recinto con una variada oferta cultural y de ocio nocturno, y con barras en las que se venderían bebidas alcohólicas, en copas y en lotes, así como comida.

La participación municipal consistiría en ceder el suelo acondicionado, organizar actos, asumir la difusión del proyecto y, sobre todo, elaborar un plan de actuación con la participación de varias delegaciones para facilitar el acceso y la seguridad en el recinto.

Entre estas medidas, figura la creación de una línea específica de autobús nocturno, carriles bici, 712 plazas de aparcamiento en la zona, un nuevo paso peatonal y servicios de limpieza y seguridad.

Pero la gestión y la construcción de las instalaciones necesarias dependían de la empresa adjudicataria. Y ésos han sido, según explicó el presidente de la asociación de terrazas, Alfonso Maqueda, uno de los problemas del pliego de condiciones que ha provocado que el concurso quedase vacío.

La empresa que se encargase del proyecto debía realizar una inversión de más de un millón de euros, poner las copas a precios asequibles, abonar un canon de 4.091 euros al año o de una cifra superior lo que otorgaría más puntos en la valoración -es el apartado que más se valora en el concurso-, así como el 5% de los beneficios que obtenga cada año.

A estas cifras hay que añadir la necesidad de contratar antes del inicio de la actividad una póliza de seguro de responsabilidad civil para los posibles daños que se produzcan por un importe de 1,2 millones de euros.

Un desembolso excesivo en plena crisis para una iniciativa pionera sin previsiones claras de los beneficios que se pudieran obtener por la explotación del recinto.

Pero además del coste, el representante de este colectivo empresarial destaca uno de los elementos del pliego que más reticencias ha generado en el sector.

Las obligaciones de la empresa que gestione el recinto: "Debe soportar las consecuencias de la explotación de Seviocio eximiendo al Ayuntamiento de toda responsabilidad por la misma, así como por los posibles desperfectos, averías o hurtos en los elementos de la explotación".

Por contra, el Consistorio apenas tiene la responsabilidad de ceder el suelo con todo lo necesario para ejecutar el proyecto, cuyo coste íntegro queda en manos de la empresa concesionaria. 

  • 1