miércoles, 12 diciembre 2018
13:35
, última actualización
Local

El botellón y el puente de la Cartuja centra el Pleno del Ayuntamiento

Se aprobó por unanimidad pedir a Defensa que no desmantele la Comandancia Naval. La moción del PSOE para que el Consistorio replante su Ordenanza de Ruidos, apoyada por IU, fue tumbada gracias al voto en contra de la mayoría popular.

el 31 oct 2014 / 21:48 h.

TAGS:

Tres frentes de batalla principales había ayer sobre la mesa del Pleno del Ayuntamiento: la movida nocturna, el futuro puente de la Cartuja y la eterna decisión sobre la ubicación de la Ciudad de la Justicia. Pero los grupos municipales llegaban a la sala habiendo mostrado ya sus cartas y, como era de esperar, en ninguno de los tres asuntos hubo consenso. Sí lo hubo, sin embargo, cuando casi al final del maratoniano pleno –duró más de siete horas– los tres grupos (PP, PSOE e IU) aprobaron por unanimidad pedir a Defensa que desista en su idea de desmantelar la Comandancia Naval bajo el halo de un falso traslado a su antigua sede, la Torre del Oro. El delegado de Movilidad y Seguridad, Juan Bueno, ayer durante una intervención en el Pleno del Ayuntamiento. / Foto: C. Hernández El delegado de Movilidad y Seguridad, Juan Bueno, ayer durante una intervención en el Pleno del Ayuntamiento. / Foto: C. Hernández Uno de los puntos calientes del debate –y de los que más minutos consumió– fue la moción que el PSOE pretendía sacar adelante contra la inminente entrada en vigor de la nueva Ordenanza de Ruidos. La víspera del Pleno se había producido la reunión de la mesa contra el botellón con la sonora ausencia de Sevilla Degradada, la principal plataforma contra el ruido. El portavoz del PSOE, Juan Espadas, aseguró que ese plantón de la asociación vecinal no era «casualidad» porque la nueva ordenanza «no reduce el problema, sino que lo incrementa». Como respuesta, el delegado municipal de Seguridad y Movilidad, Juan Bueno, negó la mayor. El delegado –voz cantante de la bancada popular durante la mayor parte del Pleno– tiró de hemeroteca al recordar que durante gobiernos anteriores se consideraba como «espacio de libertad» la Alameda, «con conciertos de rock incluidos en los que los altavoces eran tres veces más grandes que el señor Espadas», lo que provocó más de una risa en en la sala, especialmente en el portavoz socialista. Izquierda Unida, por su parte, ironizó sobre los argumentos de Bueno afirmando que él ya sabía que «la culpa de la movida en 2014 era de los gobernantes de 1987 y que el PP sólo pasaba por aquí». La moción del PSOE apoyada por IU, en cualquier caso, fue tumbada por el Pleno gracias al voto en contra de los populares. Los grupos hicieron bueno el dicho de que una imagen vale más que mil palabras cuando el debate giró hacia el puente de la Cartuja y la Ciudad de la Justicia. Poco tardó Bueno en mostrar a la sala una fotografía del entorno de la torre Pelli, preguntando a los socialistas: «¿El puente tiene impacto visual y el rascacielos no?». Acto seguido, sacó otra imagen desde otra perspectiva en la que se veía el edificio tras el puente de Isabel II y satirizó: «¿Deberíamos echar abajo el puente de Triana porque rompe el entorno de la torre?». Juan Espadas recogió el guante de Bueno y sacó otra foto en la que se veía al alcalde, Juan Ignacio Zoido, mostrando a varios vecinos el proyecto en Los Gordales de la hasta ahora fallida Ciudad de la Justicia cuando estaba en la oposición municipal. Además, mostró otra imagen virtual de unos nuevos juzgados sobre el Prado –la opción que maneja el PP– calificándolo de «mamotreto». Los populares replicaron que todo el mundo quiere la Ciudad de la Justicia en el Prado «menos el PSOE, que marea para no hacerla». La anécdota estuvo en el aplazamiento de una moción del PP sobre la reutilización de la cubierta de la Cartuja por ausentarse de la sala durante la votación algunos concejales populares, sin los cuales fue imposible que el Pleno la acogiera. Hubo tres desalojos por protestas. Policías reivindicaron mayor protección municipal, mientras que representantes de CCOO se manifestaron en contra de la privatización de la limpieza. Unos 25 estudiantes se opusieron a la zona azul al grito de «la zona azul me la pagas tú», en referencia al alcalde Zoido.

  • 1