Cultura

El Brujo se pone místico en Mérida

Rafael Álvarez El Brujo representará los misterios del hombre por medio de la belleza de las imágenes poéticas de su obra 'El Evangelio de San Juan', una obra que se estrena hoy en el Teatro Romano de Mérida.

el 16 sep 2009 / 05:42 h.

Rafael Álvarez El Brujo representará los misterios del hombre por medio de la belleza de las imágenes poéticas de su obra 'El Evangelio de San Juan', una obra que se estrena hoy en el Teatro Romano de Mérida.

Esta obra, que podrá verse en tan emblemático enclave hasta el domingo, no se ha hecho nunca en el teatro y menos en monólogo, subrayó ayer el actor cordobés, y apostilló que es precisamente por esto por lo que está deseoso de interpretarla tras su "obsesión" por regresar a Mérida.

El Brujo cierra con esta obra la trilogía compuesta por 'Francisco Juglar de Dios' y 'Los misterios del Quijote', en las que actúa como solista. Las tres representaciones se basan en antiguas técnicas de transmisión y narración oral donde el humor es una nota dominante.

Así, el director del Festival de Mérida, Francisco Suárez, dijo que El Brujo aparece en 'El Evangelio de San Juan' como un "aedo" o un poeta que transmite el misterio de la vida a la gente.

Suárez ha explicado que el actor hablará desde la belleza de la palabra, ya que "es una obra de arte que presenta metáforas bellísimas". "El Brujo nos explicará también el misterio y la unión que hay con lo cósmico, la realidad y el hombre, o lo que entiende San Juan sobre ello", añadió.

Para el responsable del festival, Álvarez "está aquí para hablarnos del amor, la belleza y del misterio, ya que en este teatro continúan todavía existiendo misterios". La representación mostrará también los temas que han dejado huella en la memoria y la imaginación colectiva y que se han nutrido de la tradición de la palabra.

El Brujo aclaró que la obra no tiene nada que ver con lo que dice un cura actualmente en una iglesia. Los otros tres evangelios cuentan la vida de Jesús de Nazaret y sus peregrinaciones y actuaciones, mientras que éste, que se sitúa después, trata de descifrar un significado simbólico, un sentido oculto y esotérico en el devenir de la vida de Jesús y en esos acontecimientos, según el actor.

De este modo, a su juicio, "no se cuenta la vida de un ilustre, sino que evoca la vida del permanentemente viviente, del que está aquí y ahora, de manera real, que se puede palpar a través del símbolo y cuya presencia es Jesús, es decir, el Hombre".

Según El Brujo, este evangelio "está escrito de manera telegráfica, esquemática y caótica para que nosotros pongamos todo lo demás". En definitiva, la obra, valoró, "hunde sus raíces en las más antiguas tradiciones orales del Mediterráneo, así como en el ámbito de la juglaría, con humor, vitalidad y ritmo propios de una comedia, aunque con mucha carga poética".

En ella, el público interconectará con el actor porque hará de coro a través de la repetición sistemática de una frase que va marcando la evolución del espectáculo. Con esta frase se marca que "Jesús se escapa de los enemigos porque su hora no ha llegado todavía, aunque esto contradice el ritmo de la obra que va acabando".

Por su parte, el director general de Promoción Cultural de la Junta de Extremadura, Javier Alonso de la Torre, apuntó ayer que el actor vivirá este verano en la región, ya que también actuará en el Festival de Alcántara (Cáceres) y en el Teatro de Regina, de Casa de Reina (Badajoz), con lo que apenas se moverá de Extremadura.

El alcalde de Mérida, Ángel Calle, destacó por su parte que la presencia de El Brujo es siempre una garantía de éxito, ya que se trata de un actor porque conecta muy bien con el pueblo.

Rafael Álvarez El Brujo nació en Lucena (Córdoba). La suya ha sido toda una vida dedicada al teatro y, de modo más residual, al cine y la televisión. Ha recibido numerosos premios y en diciembre de 2002 se le concedió la Medalla de Oro al Mérito en las Bellas Artes, máximo galardón del Ministerio de Cultura.

  • 1