Local

El caballo de batalla de los estatutos

La posibilidad de que el voto de una hermandad valga triple desata las divergencias

el 26 mar 2011 / 19:55 h.

TAGS:

El voto del Gran Poder valdrá uno, el de la Macarena doble y el de Torreblanca, por poner un ejemplo, podría llegar a valer triple. La novedad con mayúsculas incluida en el proyecto de reforma estatutario -la ponderación del voto en función del número de secciones a que pertenezca una hermandad, desvelada por este periódico el pasado 12 de febrero- amenaza con convertirse en el gran caballo de batalla de los nuevos estatutos del Consejo hasta el punto de perfilarse ya como el artículo clave que podría decidir o no su aprobación a lo largo de los próximos meses.


Aún no tiene carácter oficial el borrador de los nuevos estatutos -en cuya elaboración han participado durante meses ilustres letrados- y ya se han desatado las primeras discusiones jurídicas sobre su principal innovación. Si hasta ahora las hermandades disponían de un voto en las asambleas, en adelante -siempre que la renovación estatuaria sea respaldada- cada hermandad dispondrá de tantos votos como caracteres o naturalezas tenga reconocidas (penitencia, gloria y sacramentales). Ésa es la propuesta final de la comisión de juristas.


Desechada la opción de establecer alguna cualificación entre las hermandades en función de su número de hermanos -ya que los censos sufren altas y bajas y ello obligaría a modificar los criterios todos los años-, la discriminación en razón del número de secciones ha sido la única fórmula válida para ponderar el voto que han encontrado los miembros de la comisión encargada de redactar el borrador, una importante modificación que, según se aventuran, propiciará la fusión de las hermandades pequeñas.


En su calidad de jurista, el presidente del Consejo, Adolfo Arenas, sin embargo, no las tiene todas consigo sobre la validez jurídica de este importante cambio que acaba con la equidad en el voto que consagran los estatutos todavía vigentes. "Si se lo preguntas al jurista te diré que estoy evacuando consultas. Es un tema que está sometido a multitud de interpretaciones", reconoce el máximo representante del organismo cofradiero.


Arenas cree recordar que este sistema ya funcionó con anterioridad. "Me acuerdo que en otra época en que yo era teniente de hermano mayor en la hermandad de la Hiniesta, allá por los años 70 y algo, las hermandades que tenían tres secciones votaban tres veces en elecciones. O sea que yo eso lo he vivido. Después han venido los estatutos ahora vigentes". Entrando a valorar el contenido, y "con el mayor respeto hacia los juristas que puedan pensar otra cosa", Arenas considera que "cuando se produce una fusión, se adquiere una sola personalidad jurídica. Las fusionadas pierden sus respectivas personalidades jurídicas y se insertan en una sola. Creo que así lo recoge también el Código de Derecho Canónico, pero ello no está reñido en absoluto con otras interpretaciones". "Éste es un tema que yo estoy seguro que los estatutos que vengan va a ser debatido y después, no lo dude, se llegará a una solución", concluye.


El Código de Derecho Canónico, en su artículo 168, establece que "aunque alguien tenga derecho a votar en nombre propio por varios títulos, únicamente podrá emitir un voto", sin embargo a juicios de los juristas de la comisión, esta disposición rige única y exclusivamente para "los oficios eclesiásticos" ya que el artículo en cuestión se incardina dentro del título IX del códex, así denominado. Los miembros de la comisión redactora de los estatutos consultados por este periódico entienden, por tanto, que no ha lugar a ninguna discusión jurídica.

Los hermanos mayores del Gran Poder, Enrique Esquivias, de la Vera-Cruz, Quico Berjano, de Los Estudiantes, Antonio Piñero, o el ex de San Bernardo, Antonio Rodríguez Hidalgo, son algunos de los letrados que han formado parte de esta comisión. El borrador está ultimado a falta de sopesar si procede una segunda relectura o si se pone ya a disposición de la junta superior del Consejo.

  • 1