sábado, 23 marzo 2019
21:06
, última actualización
Cofradías

El Cachorro abre desde este viernes a la visita el ábside del Crucificado

Los fieles podrán venerar una reliquia de una antigua cruz del Cristo

el 26 sep 2013 / 19:54 h.

TAGS:

cachorro-02Cuatro años y siete meses después de su bendición por el cardenal Carlos Amigo un ya lejano día de quinario de 2009, la hermandad del Cachorro ha logrado hacer realidad una antigua aspiración: la apertura del ábside del Cristo de la Expiración para que pueda ser visitado por los fieles y devotos. Desde hoy, y en adelante todos los viernes del año, “el día grande de la hermandad”, el Cachorro se hará más cercano a los fieles, tanto que hasta siguiendo un pequeño circuito podrán atravesar el ábside y admirar desde su espalda la portentosa iconografía del Crucificado trianero. A través del pasillo central de la basílica, los fieles accederán al ábside a través del lado derecho del crucero. Atravesarán la puerta que da a la sacristía y cruzarán el ábside de derecha a izquierda por las dos puertas de seguridad de este espacio, reintegrándose de nuevo a la iglesia por la zona del altar de la dolorosa. Marco Antonio Talavera, hermano mayor, asegura que el hacer visitable el ábside ha sido “el objetivo número uno desde que esta junta de gobierno entró”. Para ello ha sido necesario realizar algunas obras de mejora, entre ellas la realización de un cubrecajillo o pie para la cruz del Crucificado que ha sido realizado en metal patinado en bronce por el orfebre Juan Borrero siguiendo un diseño de Jacinto Pérez Elliott. En su cara posterior se ha situado una hornacina que contiene una reliquia de una antigua cruz del Cachorro, que será la que podrán besar y venerar los fieles. Las visitas tendrán lugar en las tardes de los viernes en horario de apertura de la basílica: de 18.00 a 22.00 horas en horario de verano y de 17.30 a 21.30 horas en horario invernal, interrumpiendo las visitas durante la celebración de la santa misa. Aunque la hermandad no ha hecho previsiones del volumen de fieles que podrá visitar cada viernes el ábside del Cachorro, su hermano mayor señala que los numeros “no tendrán nada que ver con la afluencia de fieles que hemos tenido hasta ahora”. Durante los días de apertura del ábside y para una mayor seguridad de la imagen, la hermandad establecerá unos turnos de guardia compuestos por dos hermanos que se situarán en cada una de las puertas del ábside y obsequiarán a los visitantes con una estampa del Crucificado. Las mejoras para la primera Basílica trianera no terminan aquí. El próximo 3 de noviembre, el arzobispo de Sevilla, Juan José Asenjo, bendecirá el nuevo ambón del templo, realizado en mármol.

  • 1