sábado, 16 febrero 2019
20:59
, última actualización
Local

El Cachorro se muda

El Cristo se traslada a la capilla chica para iniciar el montaje del retablo

el 27 jun 2010 / 18:24 h.

TAGS:

Cuando regrese de nuevo a su altar, allá por el mes de octubre, será para ser entronizado de manera definitiva en su nuevo y monumental retablo. El Cristo del Cachorro, la imagen gubiada por Francisco Antonio Ruiz Gijón, fue trasladado anoche a la conocida como capilla chica, antigua del Patrocinio, para permitir el comienzo de las obras de montaje de su nuevo retablo.


Pasadas las nueve de la noche, el Crucificado trianero salía de la puerta de su iglesia a hombros de sus hermanos para acceder a la capilla sacramental por la puerta adjunta al templo. Un traslado de apenas unos minutos de duración que sirvió para encumbrar a la imagen en su nueva ubicación, donde recibirá culto hasta primeros de octubre, tiempo estimado para la conclusión de las tareas de montaje del retablo.


A partir de hoy mismo, la hermandad procederá a la ejecución de una serie de obras auxiliares necesarias para la preparación de las tareas de montaje. Así, se desmontará la falsa pared actual que ha servido para cubrir el testero donde irá el retablo. Esta operación llevará unos días, de forma que no será hasta el día 10 o el 12 de julio cuando se iniciará formalmente el montaje del retablo.


Bendición. Las tareas de instalación del retablo se prolongarán durante los meses de verano hasta prácticamente la víspera de su bendición, una ceremonia que la hermandad del Viernes Santo ha fijado ya para el próximo 3 de octubre con la presencia del arzobispo de Sevilla, Juan José Asenjo Pelegrina.Proyectado en madera sobredorada por el arquitecto y teniente de hermano mayor de la corporación, Jacinto Pérez Elliot, y con diseño de Francisco Javier Sánchez de los Reyes, el monumental retablo que servirá de embocadura al ábdise donde se situará la imagen del Cachorro, se encuentra ya en la fase final de su dorado, que ha corrido a cargo de Artesanía del Dorado Hermanos González, con taller en la calle Goles. "Prácticamente está terminado, sólo a falta de algunos toques en las columnas salomónicas que lo sustentan y de estofado de algunas frutas", señala el hermano mayor del Cachorro, José María Ruiz Romero.

Las labores de talla del retablo, cuyas medidas son 11,68 por 7,50 metros, han corrido a cargo de Pedro Manuel Benítez Carrión, tallista de Mairena del Alcor. La pieza lleva también partes labradas en mármol y en bronce y estará rematado por un gran altorrelieve en representación del Dios Padre que se encargará de realizar en un futuro el imaginero Luis Álvarez Duarte. Provisionalmente, apunta el hermano mayor, la obra se rematará con una pintura alegórica de Luis Rizo Haro, cartelista de la Semana Santa de 2010, inspirada en la iglesia del Gesù en Roma.

Durante su estancia en la capilla chica, la imagen del Cachorro contará con la estrecha custodia de un vigilante privado, ya que en su ubicación provisional la imagen estará muy cercana a los devotos y feligreses. El hermano mayor subraya que esta medida es algo habitual siempre que el Cristo se traslada a la capilla del Patrocinio.

  • 1