Deportes

El Cajasol echa un borrón en Pucela

Esta vez no funcionó la defensa en el equipo de Joan Plaza, que permitió al Blancos de Rueda firmar unos notables porcentajes de tiro. Los sevillanos se quedan sin su quinto triunfo seguido.

el 05 dic 2009 / 21:39 h.

Calloway pelea con Báez en el suelo.

No pudo ser. El Cajasol se quedó sin repóker de victorias consecutivas al caer en Pucela ante un Blancos de Rueda muy enchufado en todas las facetas del juego y que firmó notables porcentajes (61% en tiros de dos y 52% en triples) ante la inusitada laxitud defensiva de los sevillanos.

Y eso que el conjunto de Joan Plaza comenzó a tope, con Triguero inapelable en la pintura y Calloway y Savanovic inspirados desde el perímetro (2-8). Porfirio Fisac tuvo que modificar la defensa y con una zona 2-3, más la entrada en cancha de Barnes y Grunfeld, el equipo local pudo frenar la impetuosidad visitante e igualar la contienda a la conclusión del primer cuarto (18-18), que cerró un triple de Chase.

La intensidad defensiva de los pupilos de Plaza palidecía, lo quie aprovechaba el Blancos de Rueda para mandar en el marcador por primera vez al inicio del segundo cuarto. Savanovic era el único que, por momentos, mantenía el tipo, aunque Ellis también tiró del carro con un triple espectacular (28-30) que, ipso facto, fue respondido por dos de similar factura transformados por García y Chase ante el regocijo del público vallisoletano, que veía como su equipo estiraba su ventaja hasta los seis puntos (36-30) tras un parcial 8-0.

El tino de Grunfeld y el despliegue de Barnes en la defensa mixta castigaban a un Cajasol que pagaba cara su inferioridad en el rebote: 16 capturas de los locales por sólo 10 de los visitantes.

En la reanudación, el conjunto visitante seguía adoleciendo esa escasez de ideas en ataque, en parte gracias a la presencia casi fantasmal de Triguero, aunque sobrevivía y se mantenía con opciones de adjudicarse el choque gracias a los triples anotados por Earl Calloway. Un parcial 0-7 metía de nuevo a los hispalenses en el encuentro (47-46).

Pero entonces surgió la figura de un descomunal Fede Van Lacke, con diez puntos consecutivos en siete minutos, quien apoyado en la intensidad defensiva de Eulis Baez contribuyó a alcanzar la máxima ventaja del Blancos de Rueda (56-47).

Al principio del cuarto definitivo, Dusko Savanovic volvió a tomar las riendas del Cajasol, pero Grunfeld, Diego García y Chase se apuntaron al festival de los triples. Entonces, los diez puntos de diferencia (71-61) entre uno y otro cuando quedaban cinco minutos para el final obligaron a Joan Plaza a pedir un tiempo muerto para intentar desarbolar la pétrea defensa local.

Con una presión asfixiante y dos triples de Miso, los sevillanos  redujeron la diferencia hasta los cinco puntos a falta de un minuto (77-72), pero el equipo vallisoletano supo administrar su renta hasta obtener su cuarto triunfo de la temporada y dejar al Cajasol más lejos de la Copa, que deberá refrendar en San Pablo.

  • 1