Deportes

El Cajasol inicia su 'Final a Tres'

Lo más probable es que el Cajasol ni siquiera necesite ganar en las tres jornadas que restan para permanecer un año más en la liga ACB, pero para evitar esas combinaciones caprichosas que a veces suceden en el deporte, bien haría en poner una distancia insalvable también en las matemáticas. Y qué mejor forma de irse de vacaciones que ganando en el Palau.

el 16 sep 2009 / 01:53 h.

Lo más probable es que el Cajasol ni siquiera necesite ganar en las tres jornadas que restan para permanecer un año más en la liga ACB, pero para evitar esas combinaciones caprichosas que a veces suceden en el deporte, bien haría en poner una distancia insalvable también en las matemáticas. Y qué mejor forma de irse de vacaciones que ganando en el Palau.

Si Pedro Martínez y sus muchachos aplicaran la misma lógica que Manolo Jiménez, el entrenador del Sevilla FC, hoy reservaría fuerzas para emplearlas en el choque en casa ante los madrileños del Estudiantes, que además abordará el San Pablo con la permanencia ya finiquitada tras su triunfo de ayer en el derbi ante el Madrid. En el Palau, como en el Camp Nou, instalaciones que distan apenas unos metros, lo normal es perder. Allí sólo han ganado esta temporada el mencionado equipo colegial y el Tau Cerámica. Y como los chicos de Guardiola, los de Xavi Pascual están a punto de afrontar las semifinales de la Copa de Europa, dado que la Final Four de la Euroliga les espera a partir del viernes en Berlín, donde se medirán al gran favorito, CSKA Moscú.

Concurre la circunstancia de que en esta liga regular el Barça ya no puede escalar hasta la primera posición, tras caer ante el Tau el pasado jueves en Vitoria en partido adelantado de la jornada 33 por ese compromiso continental de los azulgrana. Es del todo lógico pensar que el campeón de Copa no se emplee a tope pero igualmente le exigirá al Cajasol un partido casi perfecto para poder repetir la hazaña de hace un año, cuando los sevillanos, con Comas en el banquillo, vencían por 76-86, el segundo éxito cajista en 23 visitas al feudo culé.

El triunfo finiquitaría una temporada con tres cuartas partes horribles y una última de lo más brillante. Sería ponerle la guinda a este tramo que puede servir para alumbrar una base con la que partir la próxima campaña en busca de un rendimiento más regular y constante. En ese proyecto encaja perfectamente Xavi Rey, que hoy juega "nervioso", como él mismo ha declarado, por volver a su club donde se ha formado y el que ahora le lleva de un lado para otro para que demuestre si es o no jugador ACB, primero, y a partir de entonces si puede tener hueco en un plantel estelar como el azulgrana. De lo primero ya no hay dudas. Para lo segundo necesita jugar otra temporada entera a gran nivel. Tal vez en Sevilla.

Hoy tendrá una durísima prueba ante pívots enormes por físico y talento como Fran Vázquez y Santiago, cuya llegada a la Ciudad Condal le cerró la puerta a Rey. Además está Andersen, y el denostado Trias, y por supuesto una batería exterior lista para desquiciar a cualquier defensa, liderada por Juan Carlos Navarro.

Además del extraordinario talento individual, probablemente sólo comparable al del CSKA en toda Europa, el Barcelona muestra un gran poderío defensivo (71.14), el mejor de la ACB, que remata con su notable capacidad reboteadora, la segunda estadística más brillante de la tabla, lo que exige muchísimo a un Cajasol que, por otra parte, dentro de su irregularidad y su condición de equipo imprevisible, ha dado muchos de los mejores partidos ante equipos objetivamente superiores (Pamesa, DKV Joventut o Real Madrid). Será un buen escenario para medir a Clay Tucker y también a Andrés Miso, quien con la baja de Milisavljevic tendrá un papel de base primordial.

  • 1