Deportes

El Cajasol se queda a tres puntos de un doble récord defensivo

El Cajasol estuvo cerca de hacer historia en la ACB el domingo ante el Joventut con su extraordinaria defensa. Recibió 17 puntos en medio partido, cuando el récord está en 14, y 5 en un cuarto, cuando el tope está en dos.

el 25 ene 2010 / 22:36 h.

Tucker defendido por el Cajasol.

La espectacular defensa que el Cajasol desarrolló en el último cuarto del partido del pasado domingo ante el DKV Joventut estuvo en un tris de hallar acomodo en las páginas más brillantes de la Liga ACB. Hay varios matices muy valiosos dignos de estudio, como el hecho de que el conjunto que adiestra Joan Plaza sólo permitiera siete tiros a canasta a la Penya, cinco de ellos errados, recibiendo únicamente un triple y una canasta de dos en diez minutos. Los cinco puntos son la cifra más baja que ha recibido un equipo en un cuarto en lo que va de temporada, aunque ya había tres equipos que lograron ese mismo registro, hasta ahora el tope de la fase regular.

En la sexta jornada, Unicaja sólo encajó esa cifra ante Murcia (22-5 en el tercer cuarto), como en la décima Meridiano Alicante en el tercer periodo ante el Gran Canaria. El récord defensivo de la historia de la ACB estaba en un Akasvayu Girona-Pamesa Valencia de la 2005-2006 y en un Fuenlabrada-Gran Canaria de la 2006-07. En el segundo cuarto los amarillos sólo consiguieron 2 puntos y se presentaron con 15 en el intermedio, dato que encabezaba la lista histórica en una mitad de un partido hasta esta temporada. El Girona sólo encajó cuatro puntos de los 15 del Pamesa en un cuarto.Porque el Regal Barcelona que rompe registros consiguió que el Suzuki Manresa, en la jornada decimoquinta de esta temporada, sólo sumase 14 puntos al descanso en el Palau, cinco de ellos en el segundo cuarto. En San Pablo, el Cajasol sólo permitió 17 puntos en los dos últimos cuartos al DKV Joventut y por cuarta ocasión en lo que va de temporada dejaba a un equipo en menos de diez puntos en un periodo. El Barcelona lo ha logrado en cinco. Por contra, los sevillanos también se han quedado sin anotar al menos diez puntos cinco veces esta temporada. Al Barça sólo le ha ocurrido una vez.

La transformación del Cajasol ha sido absoluta. Basta con buscar la situación del equipo en la jornada 19 de la temporada pasada, justo hace un año. El equipo del San Pablo marchaba último de la ACB con sólo dos victorias, nueve menos que ahora. Pero es que este equipo que comanda Joan Plaza, con su victoria del domingo ante el DKV Joventut, sólo encuentra ya cuatro temporadas con mejores registros en la historia de la entidad. Para encontrar un balance de 11 victorias en 19 jornadas hay que remontarse a la 99-2000, cuando el Caja de Imbroda, el gran referente, era segundo de la fase regular con 14 triunfos. Un año antes, en la 98-99 era líder con 16 triunfos, algo realmente increíble. Además, en la 95-96, el año del primer subcampeonato de liga con Aleksander Petrovic, llevaba 13 de 19 y en la 96-97 llevaba 12, una más que ahora. No obstante, hay un dato en el que el Cajasol de Plaza supera a esos dos equipos estratosféricos de Imbroda, que precisamente son recordados por esa impronta que tienen en común: la defensa. Esta temporada el equipo lleva encajados 1286 puntos, cuatro menos que el de la 98-99 a estas alturas, y 16 menos que el de la 99-2000, pese a tener menos victorias. La explicación está en la producción ofensiva. El actual suma 1357 puntos, el de la 98-99 tenía 1396 y el de la 99-2000 se fue a los 1420. El Caja de la 98-99 acabó promediando en defensa 69,5 puntos; el actual lleva 68,17. 

KIRKSAY, OMNIPRESENTE.

En la edición de ayer publicábamos que Tariq Kirksay batió un récord increíble en la ACB el pasado domingo, después de ser el primero de la historia en sumar 22 puntos de valoración con sólo dos puntos anotados. Ahondando en su partidazo, con 12 rebotes, 6 de ellos ofensivos, 7 recuperaciones, 3 asistencias y tres faltas recibidas, sucede que sólo valoró negativamente con su único fallo de tiro (sólo lanzó dos veces de dos) y las dos faltas personales que cometió. Pero hay otro dato que sobrecoge y es su aportación en el último cuarto. Seis de los doce rebotes totales que capturó los sumó en este periodo definitivo para la suerte del partido, tres de ellos en ataque; además acumuló tres de sus siete recuperaciones, dio una asistencia, recibió una falta y cometió otra. Pero además, las estadísticas no cuentan que provocó varias pérdidas de balón y errores en el tiro al rival. 

  • 1