Deportes

El Cajasol se reencuentra con la victoria

El Cajasol se reencontró con la victoria (78-65) y lo hizo frente a un Polaris World Murcia que sigue sin ganar como visitante y que no demostró casi nada. (Foto: EFE).

el 14 sep 2009 / 21:33 h.

El Cajasol se reencontró con la victoria (78-65) y lo hizo frente a un Polaris World Murcia que sigue sin ganar como visitante y que demostró casi nada en la primera mitad, aunque en la segunda, cuando reaccionó, ya fue tarde para darle la vuelta al marcador.

El equipo sevillano, pese a sus dos últimas derrotas, en Valladolid y la pasada semana como local ante el líder, DKV Joventut, había demostrado un buen nivel del baloncesto, y en esta ocasión salió a la cancha convencido de que no podía escapársele el partido.

A la intensidad en la defensa unió la efectividad en el tiro, sobre todo del alero madrileño Andrés Miso, quien jugó su tercer partido de la temporada, el primero en el cinco inicial después de superar una lesión de espalda, y desde la línea de tres propició que el marcador reflejara las primeras diferencias significativas, como los doce puntos (22-10) con el que concluyó el primer cuarto.

El equipo murciano se presentó en el Palacio San Pablo con la intención de romper su maleficio como visitante, que se prolonga cerca de un año en la Liga ACB, pero sus escasos porcentajes en el tiro, mas significativos en el exterior, y la inferioridad en los rebotes, no propicio la reacción.

Todo lo contrario, la formación que dirige el argentino Rubén Magnano, con aparente facilidad, aumentó la distancia paulatinamente hasta dejarla al descanso en la máxima hasta ese momento, de 22 puntos (48-26).

No pareció surtir mucho efecto lo hablado en los vestuarios entre el técnico Manolo Hussein y sus jugadores, porque tras la reanudación el Cajasol se mantuvo firme y llegó a tener una máxima ventaja de 29 puntos (57-28, m.24).

Ese momento fue el de la inflexión del partido, porque los locales creyeron que lo tenían todo ganado y bajaron la intensidad en la defensa y la concentración en el ataque, lo que hizo crecerse a sus rivales.

Un sorprendente y terrorífico parcial de 19-2 rebajó la desventaja del Polaris en pocos minutos hasta los doce puntos (59-47), por lo que se entró en el último cuarto con la sensación de que aún quedaba mucho partido por jugar, y más cuando en los últimos cinco minutos el equipo visitante bajó de la barrera de los diez puntos (68-59).

De ahí no pasó el Polaris, pues el Cajasol volvió a apretar en defensa y a enlazar un par de tiros de tres, con lo que mantuvo una ventaja que supo administrar hasta el final pese a los intentos desesperados de sus adversarios.

  • 1