Deportes

El Cajasol se sigue aferrando a las matemáticas

El cuadro de Joan Plaza recibe este sábado (20.00 horas) al Bizkaia Bilbao Basket para intentar enlazar su tercera victoria consecutiva y aspirar a entrar en la fase final por el título de la ACB.

el 29 abr 2011 / 20:14 h.

Las matemáticas dictan que el Cajasol necesita prácticamente un milagro para acceder a la fase por el título de la Liga ACB, y ya se sabe que un milagro precisa de grandes dosis de fe.

De modo que lo exacto y lo espiritual confluyen en el duelo que esta tarde librará el conjunto de Joan Plaza con el Bizkaia Bilbao Basket, rival más aliado con los números y menos necesitado de milagros, estando como está séptimo con 18 victorias e igualado con los dos equipos que le preceden en la tabla, Fuenlabrada y Gran Canaria.

La escuadra sevillana, en cambio, se aferra a una carambola, contando con tres triunfos menos y teniendo por delante, además de los citados, a Unicaja, Blancos de Rueda Valladolid. Al Caja sólo le vale derrotar a sus tres últimos contrincantes y confiar en que los favores ajenos se multipliquen en estas jornadas finales de una liga regular en la que el cuadro hispalense ha sido de todo menos regular, y ese es el problema.

En cualquier caso, los hombres de Plaza regresaron de la histórica final de Treviso con el ánimo y la fuerza mental suficientes para no dejarse llevar y, tras las victorias ante Asefa Estudiantes y Assignia Manresa, tratarán de enlazar la tercera y, para rizar más el rizo, enjugar los catorce puntos (91-77) por los que cayeron en la capital vizcaína, por si cuajase la remota opción de atrapar a un cuadro bilbaíno que viene de dos derrotas seguidas.

Opción que, desde luego, pasa por que el Cajasol recupere la fortaleza en San Pablo, puesta en evidencia con los recientes tropiezos ante CAI, Fuenlabrada y Valencia), y a pesar de que el Bizkaia Bilbao de Katsikaris se presenta como uno de los rivales más peligrosos a domicilio, pues ostenta un balance positivo: 8 triunfos por 7 derrotas.

No es la única virtud que atesora el cuadro vasco, que tiene en su poder unas estadísticas muy palmarias: el segundo ataque de la competición, con una media de 77,2 puntos por encuentro, y el mejor rebote, con nada menos que 36,1 de promedio.

Buena parte de la culpa de esos envidiables registros la tiene el trío integrado por el base Aaron Jackson (11,5 puntos y 3,4 rebotes, además de 2,7 asistencias), el ala-pívot Marko Banic (11,3 puntos y 4,4 rebotes), que cumple 200 partidos ACB en San Pablo, y el alero Álex Mumbrú (10,4 y 5,3).

Axel Hervelle (4,6), Dimitrios Mavroeidis (4,1) y Eduardo Hernández-Sonseca (3,9) refuerzan esa hegemonía en capturas del Bilbao, que bien harán en contrarrestar los Davis, Triguero, Katelynas e Ivanov. En el perímetro, ojo a Janis Blums y sobre todo al imprevisible Kostas Vasileiadis.

Sin bajas que reseñar en las filas vizcaínas, el técnico cajista Joan Plaza sí continúa sin poder contar con el base titular, Earl Calloway, ausencia que volverá a suplir el canterano y repescado Juan Alberto Aguilar.

  • 1