Deportes

El calendario 'amable' del Sevilla hasta final de Liga

La final, como la calificó Manolo Jiménez el domingo, del próximo sábado en Villarreal es el partido más duro que le queda al conjunto sevillista hasta el final de temporada. Puede dar gracias, porque los Pirineos se acaban y aún tendrá margen para reaccionar.

el 16 sep 2009 / 01:58 h.

La final, como la calificó Manolo Jiménez el domingo, del próximo sábado en Villarreal es el partido más duro que le queda al conjunto sevillista hasta el final de temporada. Puede dar gracias, porque los Pirineos se acaban y aún tendrá margen para reaccionar.

El Sevilla de Manolo Jiménez acumula 20 jornadas consecutivas en puestos de Liga de Campeones, las últimas 16 además como tercer clasificado, pero el próximo sábado, por primera vez en muchos meses, podría quedarse fuera incluso de esas cuatro primeras posiciones. Para ello, claro está, tendría que sumar un nuevo fiasco ante el Villarreal, el último puerto de la sucesión de partidos ante los grandes de la Liga, de los que está saliendo más que mal parado el conjunto de Jiménez en esta segunda vuelta (en la ida sumó siete puntos). Además, el Valencia tendría que sumar en Barcelona ante el Espanyol para recortar el punto de desventaja con el que cuenta.

El caso es que, tras dilapidar su colchón con cuatro derrotas consecutivas en las últimas cuatro jornadas, el Sevilla se tiene que andar con mucho cuidado y, sobre todo, reaccionar cuanto antes. El partido del sábado será vital, pero por si acaso también el calendario se suaviza en las últimas cuatro jornadas del campeonato, teniendo en cuenta que el Valencia y el Villarreal, sus dos principales rivales en estos momentos en la pelea por la Liga de Campeones, aún se tienen que enfrentar al Barcelona y al Atlético en el primer caso y al Barcelona y Real Madrid en el segundo. Por si fuera poco, también castellonenses y valencianos se las verán en la penúltima jornada de Liga.

El Sevilla, por su parte, una vez acabe este sábado de Feria con el Tourmalet, tiene una orografía mucho más suave en las siguientes jornadas. Tanto es así que si sale vivo de Villarreal afrontará la recta final como uno de los favoritos. Porque más allá del choque en Castellón, el conjunto hispalense sólo tendrá un duelo más ante uno de los rivales de la zona alta, el Deportivo. Cabría decir que además el encuentro es en el Sánchez Pizjuán, aunque está por ver, atendiendo a la marcha como local del conjunto blanquirrojo esta Liga, si eso es positivo o negativo. También en casa recibirá al Mallorca, en la jornada 35. Un rival asequible en teoría y que además ya poco se juega, pues mantiene nueve puntos de diferencia con el descenso. Las dos siguientes salidas no deben ser demasiado complicadas, al menos observando la clasificación, porque Osasuna, un equipo que se le da mal casi siempre al Sevilla, sigue con problemas y pelea por el descenso. Menos problemas debe representar aún un Numancia que podría estar incluso descendido cuando el Sevilla viaje a Los Pajaritos en la última jornada del campeonato.

Este calendario, radicalmente opuesto a la dureza de las últimas jornadas, cobra más relevancia teniendo en cuenta el de los rivales. El de los dos más cercanos ya está referido, aunque en la última jornada tendrán choques a priori sencillos. El Villarreal viajará a Mallorca, que en teoría poco se jugará -salvo que haya maletines de por medio-, y el Valencia recibe a un Athletic Club que en principio debe tener la temporada hecha ya.

Dado lo apretado de la clasificación, también habrá que tener en cuenta hasta el final de Liga los enfrentamientos directos entre los implicados en la pelea por la Liga de Campeones. Por el momento, el Sevilla no sale demasiado bien parado, pues lo pierde ante el Valencia y ante el Málaga, que en estos momentos se encuentra a seis puntos, dos partidos de distancia por tanto, y con el calendario más sencillo de los primeros clasificados. Lo gana ante el Atlético de Madrid y, a falta de los partidos de vuelta, con el Villarreal y el Deportivo.

  • 1