Local

El Calzas Anchas para el pleno una hora

el 13 nov 2009 / 19:31 h.

TAGS:

Estado en que se encuentra el desvío junto a Vistalegre.
El proyecto de desvío del arroyo Calzas Anchas ha irrumpido de lleno en el pleno de Utrera. Y lo hizo con tanta fuerza que la sesión fue suspendida una hora por el malestar de un grupo de vecinos de Vistalegre, que llenaron el recinto para protestar porque el caudal discurrirá a cielo abierto por esa zona y no será soterrado.

 

Al pleno fue una representación de "unos 200 ciudadanos de los casi 2.000 vecinos que habitan en la zona". Llegaron con pancartas al ayuntamiento para manifestar su descontento por el actual proyecto de una obra que "incomprensiblemente prevé que el arroyo no esté soterrado en unos terrenos situados a 35 metros de las casas", comentó Francisco Gómez Rodríguez, portavoz de la comisión creada con motivo de esta polémica.

Para los habitantes de las "casi 600 viviendas" que ya existen en Vistalegre, son dos los problemas del diseño del trazado: de seguridad, por la cercanía con las residencias ya que "un niño puede caer al canal aunque instalen vallas"; y la salubridad, por "los malos olores, ratas, bichos y suciedad, con el consiguiente taponamiento y desbordamiento". Por ello, los afectados han solicitado al alcalde de Utrera, Francisco Jiménez (PA), que vele por sus intereses y "reclame el soterramiento del arroyo en la zona".

El regidor se ha comprometido a defender sus reclamaciones ante la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG), organismo al que pertenece el diseño y la competencia para ejecutar esta actuación.

El proyecto, según señalan los expertos de la CHG, ha de ser a cielo abierto precisamente por razones de seguridad, pues en un cauce cerrado se acumula mucho más fácilmente la suciedad, escombros y maleza, a la vez que su limpieza es mucho más complicada.

El informe precisa que el problema de malos olores "no debe existir", puesto que el cauce "llevará únicamente agua de lluvia, no pudiendo verterse a él aguas residuales de ningún tipo". El cauce, que irá vallado y contará con medidas de seguridad, plantea la plantación de arboleda de ribera, creándose así un paseo periurbano, según explicó Jiménez.

No obstante, debido a la preocupación vecinal, el alcalde señaló que "el proyecto no es un todo cerrado, al existir modificaciones necesarias por las que se luchará, siendo la primera de ellas la conexión del cauce con su desagüe natural, ya que hasta ahora lo haría en la Gordilla".

  • 1