Local

El cambio de hora supondrá un ahorro del consumo del 5% y una reducción de la factura de 18,5 millones

el 29 oct 2012 / 13:08 h.

TAGS:

El cambio de hora aplicado el pasado fin de semana y que supone  retrasar una hora los relojes permitirá a los hogares andaluces un  ahorro en electricidad superior a los 18,5 millones de euros, según  la Agencia Andaluza de la Energía, entidad dependiente de la  Consejería de Economía, Innovación, Ciencia y Empleo.

El ahorro doméstico en iluminación durante el 'horario de  invierno' puede ser de un cinco por ciento, unos 100 millones de  kilovatios/hora anuales, el equivalente al consumo anual de 30.000  personas.

Esta modificación horaria se realiza en cumplimiento de la  Directiva Comunitaria que rige el Cambio de Hora y que afecta a todos  los países miembros de la Unión Europea.

El cambio horario tiene como finalidad reducir el consumo de  energía, haciendo coincidir el comienzo de la jornada laboral con las  horas de luz natural ya que, si se mantiene el horario de verano, el  amanecer se produciría excesivamente tarde (aproximadamente a las  9.30), no compensándose el incremento de la luz natural en la tarde  con la reducción de la luz natural en las primeras horas de actividad  de la ciudadanía.

Este cambio es una medida que llevan a cabo unos 70 países en todo  el mundo, siendo Japón el único país industrializado que no se ha  adaptado aún a esta pauta de ahorro. La medida la adoptaron por  primera vez algunos países en la primera guerra mundial con la  finalidad de ahorrar combustible. Esta situación se repitió en 1973,  durante la crisis del petróleo, de forma que los países  industrializados pudieran hacer frente al contexto de carencia  energética.

La Directiva Comunitaria que rige el Cambio de Hora está avalada  por las conclusiones de un estudio sobre su alcance y efectos  realizado por encargo de la Comisión Europea y presentado al  Parlamento en 1999. Tras analizar exhaustivamente las repercusiones  de la medida, el estudio concluye que tiene impactos positivos no  sólo sobre el ahorro sino sobre otros sectores como el transporte,  las comunicaciones, la seguridad vial, las condiciones de trabajo y  los modos de vida, la salud, el turismo o el ocio. Asimismo, el  cambio de horario afecta según los expertos al reloj biológico,  pudiendo provocar trastornos en el sueño especialmente en niños y  ancianos. No obstante es algo temporal que se suele superar en dos o  tres días.

REDUCIR AUN MAS LA FACTURA ELECTRICA

Además del ahorro económico es posible reducir aún más el consumo  de energía en los próximos meses invernales adoptando pautas de  consumo enfocadas especialmente al uso racional de los sistemas de  calefacción, responsables de casi la mitad de la energía que  consumimos en la vivienda, lo que supone un gasto de unos 600 euros  anuales.

Para ello, la Agencia Andaluza de la Energía ofrece una serie de  consejos, como posicionar el termostato en 21ºC para mantener una  temperatura de confort en la vivienda. Por cada grado de más que se  ponga, aumenta el consumo aproximadamente hasta un ocho por ciento.  

Usar un aire acondicionado tipo inverter de clase A siempre es una  buena idea y realizar un mantenimiento periódico de los calentadores,  también. Instalar ventanas que garanticen el aislamiento y cerrar  persianas permite reducir el enfriamiento de la vivienda en los meses  de invierno. Entre el 25 por ciento y el 30 por ciento de las  necesidades de calefacción y frío se deben a pérdidas a través de las  ventanas.

Apagar todas las luces antes de acostarse, usar bombillas de bajo  consumo que gastan hasta un 80 por ciento menos, cubrir las rendijas  para impedir la fuga de energía, utilizar la lavadora y el  lavavajillas a plena carga o no abrir el horno cuando esté cocinando  para que no salga el calor interior, son pequeñas medidas con las que  se evita también hasta un 40 por ciento de pérdidas de energía.  

Casi un diez por ciento de la energía que se consume en casa se  derrocha, lo que se traduce en casi 400 millones de euros al año. La  energía que malgastan tan sólo 10 hogares en un año, serviría para  poner más de 5.000 veces la lavadora a plena carga o utilizar el  frigorífico durante 15 años.  

En el transporte, la Agencia de la Energía aconseja evitar ir  solos en el coche al trabajo, utilizar la bicicleta para pequeños  trayectos o el transporte público y aplicar los consejos de la  conducción eficiente que pueden encontrarse en la página web de la  Agencia (http://www.agenciaandaluzadelaenergia.es), como levantar el  pie del acelerador al acercarse a una rotonda o circular en la marcha  más larga posible.  

Con ellos, se ahorra casi 200 euros anuales en combustible y se  evitan emisiones contaminantes. Introducir más biocombustibles al  repostar es otra forma de ahorrar.

OTROS CONSEJOS

Asimismo, es recomendable evitar dejar el ordenador todo el día  encendido, apagando solo la pantalla cuando se vaya a utiliza en  periodos cortos de tiempo.

Los aparatos que se dejan con el piloto rojo encendido gastan más  del 5% de la energía eléctrica que se consume en casa. Para apagarlos  completamente de una vez, pueden utilizarse bases de conexión  múltiple con interruptor.  

Finalmente, la Agencia Andaluza de la Energía calcula que es  posible ahorrar hasta 600 euros al año incorporando equipos de alta  eficiencia energética al renovar los electrodomésticos. Es muy  importante fijarse en la etiqueta energética y elegirlo de clase A o  superior. Un frigorífico de clase A++ consume en 15 años el  equivalente a 503 euros, frente a uno de clase G, que consume 2.094  euros.   

  • 1