lunes, 18 marzo 2019
20:19
, última actualización
Local

El cambio de modelo

En lo que a vivienda se refiere esta Gran Sevilla podría estar en las antípodas de aquella con la que se encontró Pablo de Olavide en la segunda mitad del siglo XVIII.

el 15 sep 2009 / 20:48 h.

En lo que a vivienda se refiere esta Gran Sevilla podría estar en las antípodas de aquella con la que se encontró Pablo de Olavide en la segunda mitad del siglo XVIII. Entonces un siglo de decadencia, avistada con claridad por los de arriba y no percibida por los de abajo, la había ido llenando de gentes llegadas de zonas rurales hambrientas, de miles de soldados licenciados de los tercios, de esclavos liberados por sus dueños para librarse de una carga. Los antiguos palacios y casonas en desmoronamiento reventaban de inquilinos faltos de toda clase de medidas higiénicas y que, además, en muchos casos no pagaban.

Ahora son decenas de miles los pisos vacíos en medio de urbanizaciones de lujo, con piscinas, jardines y luces que los iluminan inútilmente. Aquello lo produjo las minas de oro y plata de México y Perú y esto otras minas, situadas exactamente en los cimientos de esas urbanizaciones fantasmales, de las que se extraía otro metal precioso: el de la especulación. La fiebre de este otro oro creó una nueva locura colectiva y hasta convirtió a las corporaciones municipales en sociedades de promoción inmobiliaria, con cientos o miles de empleados y funcionarios ocupando puestos en organismos inverosímiles.

Cada vez son más las voces que advierten que nos equivocamos de modelo pero sólo en la cúpula de la administración pública se observan movimientos para ir hacia otro; la mayoría de los alcaldes parece que consideran que la hecatombe no es sino un resfriado que se pasará con sólo tomar unas pastillas y no se ven en sus equipos maniobras de calado para un cambio radical de orientación. Deberían pensar que aquella Sevilla que Olavide intentó sacar de la ruina todavía estaba viva hace un siglo, todavía aletea hoy en enclaves como su zona Norte. Y han transcurrido casi 250 años.

Antonio Zoido es escritor e historiador

  • 1