Economía

El campo sevillano firma la paz

Después de siete meses de discursos encontrados entre la patronal y los sindicatos, el campo sevillano ha sellado la paz. La llegada de parados del ladrillo a las labores agrícolas ha animado a CCOO y UGT a retomar la negociación ante la dificultad de mantener una huelga en septiembre con la actual coyuntura.

el 15 sep 2009 / 08:28 h.

Después de siete meses de discursos encontrados entre la patronal y los sindicatos, el campo sevillano ha sellado la paz. La llegada de parados del ladrillo a las labores agrícolas ha animado a CCOO y UGT a retomar la negociación ante la dificultad de mantener una huelga en septiembre con la actual coyuntura.

La patronal Asaja y los sindicatos UGT y CCOO firmaron ayer el convenio colectivo para el campo sevillano, que tendrá vigencia durante los próximos cuatro años y que afecta a unos 120.000 trabajadores y a 20.000 empresas agrarias en la provincia. El acuerdo, alcanzado tras siete meses de negociaciones, se ha visto precedido por una huelga que afectó a la recogida del melocotón en la Vega sevillana y que se resolvió con un acuerdo no vinculante para el resto del sector entre la asociación de empresarios de frutas y hortalizas Asociafruit y los sindicatos.

El convenio "mejora el poder adquisitivo de los trabajadores y garantiza la estabilidad y la paz social en una coyuntura de crisis como la actual, en la que el campo vuelve a ser una referente para el empleo", informó ayer Asaja en un comunicado. Precisamente éste es el motivo que ha llevado a los sindicatos sentados en la mesa de negociación (UGT y CCOO) a retomar el diálogo con la patronal, a pesar de que habían planeado retomar paros y piquetes en septiembre coincidiendo con el verdeo -recogida de la aceituna de mesa-.

"El campo está mal en estos momentos porque los parados de la construcción han vuelto a la agricultura para recolocarse, y nos encontramos con 10.000 o 15.000 personas más a la que dar empleo", señaló ayer el secretario general del sindicato provincial agroalimentario de CCOO, José Corral, que añadió que este tipo de situaciones lleva "a la precariedad en el empleo, al haber mucha mano de obra disponible".

En cualquier caso, al igual que Asaja, tildó el convenio de "positivo, porque da tranquilidad a los trabajadores y porque se han logrado muchas de las reivindicaciones sociales que pedíamos desde el principio".

Mejoras salariales. El nuevo convenio para el campo, que se rubricó en la delegación provincial de Empleo y ante el consejero del ramo, Antonio Fernández, recoge subidas salariales por encima del IPC. De este modo, el primer año, los trabajadores se beneficiarán de un alza en el sueldo del 5,7%, frente a la reivindicación inicial sindical, que situaba esta cifra en el 8% y la de la patronal, que se ceñía al IPC.

Para los tres años restantes, los trabajadores del campo sevillano verán incrementado su salario en el IPC más el 0,5%, excepto en el caso de los empleados eventuales que realicen faenas por un jornal inferior a 39 euros al día, que percibirán IPC más 0,75%.

Asimismo, garantiza beneficios sociales para los eventuales, que suponen el 95% de los trabajadores del sector. El convenio recoge la creación de un contrato por escrito para estos jornaleros, una modalidad contractual "que no está desarrollada en el campo en ninguno de los convenios que se suscriben en el país", según Asaja.

Asimismo, el documento compromete a los agricultores a complementar la compensación que reciben los trabajadores de la Seguridad Social en caso de accidente de trabajo -es el segundo sector en Andalucía en este triste ranking, por detrás de la construcción-. Según Corral, los fijos que se den de baja por este motivo percibirán su salario íntegro durante 90 días, en lugar de los 60 conveniados hasta el momento.

En cuanto a la jornada laboral, se mantienen las 39 horas semanales , aunque se incluyen mejoras sociales como la aplicación del descanso de 15 minutos a la jornada partida, lo que supone el establecimiento de una jornada real de 37 horas.

  • 1