Local

El camposanto más gitano

Los hermanos de los Gitanos podrán cumplir al fin su deseo de depositar sus cenizas junto al Maneé. El que fuera lugar de enterramiento de las religiosas del antiguo convento del Valle será adaptado como columbario. Sólo habrá que reunir dos condiciones: ser hermano y pagar un canon de 600 euros.

el 15 sep 2009 / 07:04 h.

TAGS:

Los hermanos de los Gitanos podrán cumplir al fin su deseo de depositar sus cenizas junto al Maneé. El que fuera lugar de enterramiento de las religiosas del antiguo convento del Valle será adaptado como columbario. Sólo habrá que reunir dos condiciones: ser hermano y pagar un canon de 600 euros.

El proyecto ya ha recibido las bendiciones de la Comisión Provincial de Patrimonio, dependiente de la Delegación de Cultura de la Junta de Andalucía. El arquitecto Tomás Solano es el encargado de dar forma a este ansiado proyecto en el que trabaja la junta de gobierno que dirige Juan Miguel Ortega Espeleta, que ya ha sido expuesto a los hermanos con derecho a voto en varias reuniones.

A falta de recibir la licencia municipal de Urbanismo, el visto bueno de los hermanos en un cabildo extraordinario y la autorización de obras del Palacio Arzobispal, los trabajos de adecuación de la antigua cripta que hay en el subsuelo del actual templo de los Gitanos comenzarán noviembre.

El acceso al futuro columbario estará junto a la puerta lateral, por la que cada Madrugá salen los pasos. Allí se habilitará una trampilla por la que, a través de una escalinata, se podrá bajar a tres metros de profundidad para acceder al recinto funerario. La antigua cripta de las religiosas ocupa el 25% de la nave central, aunque ya se piensa en una posible ampliación hasta el altar mayor.

La zona, que se ha mantenido sin uso desde que las monjas dejaran el convento en la década de los setenta, tiene más de dos siglos de antigüedad, apunta Manuel Morillo, miembro de la junta de gobierno.

El diseño de Tomás Solano incluye tres tipos de fosas donde depositar las cenizas: 399 columbarios para familias o individuales y una zona común con una capacidad para 2.000 personas. En este espacio común se han proyectado cinco bandejas en tres alturas, es decir, un total de 15, que cada una puede acoger hasta 40 copas de alabastro.

El precio medio por hermano que desee descansar a los pies del Nazareno gitano asciende a 600 euros. Para los hermanos con escasos recursos económicos, la cofradía ha cerrado un acuerdo con la entidad financiera Cajasur para facilitar, a través de prestamos personales, la adquisición de un columbario. Por su parte, la hermandad creará una fundación para regular este nuevo recinto.

El columbario espera entrar en funcionamiento "la próxima primavera", según cálculos que maneja la junta de gobierno de Ortega Espeleta. Y es que el plazo de ejecución de las obras es de seis meses. El presupuesto global ronda los 40 millones de las antiguas pesetas (240.000 euros).

Busto del señor . Las imágenes de Nuestro Padre Jesús de la Salud y la Virgen de las Angustias Coronada presidirán el columbario. Un busto del nazareno, réplica de la obra de José Fernández-Andés, irá en la cabecera del recinto, próximo al presbiterio. En el otro extremo habrá un retablo cerámico de la dolorosa que servirá de puerta corredera para la zona común.

Completará la decoración losas de mármol rosado y el escudo con los nombres de los fallecidos en cada una de las puertas de las taquillas. En el momento del depósito de las cenizas se activará un hilo musical.

  • 1