El candidato centenario en Utrera

Diego Maqueda se incorpora, a sus 100 años, a las listas del PSOE para el 22-M.

el 03 abr 2011 / 17:43 h.

Diego Maqueda va en la candidatura del PSOE.
Hablar con Diego Maqueda es acercarse a conocer un siglo de historia viva de Utrera. El día 21 cumplirá 100 años, una mágica fecha que celebrará con la mirada puesta en las elecciones municipales, a las que él, con una centuria ya a sus espaldas, concurrirá formando parte de una de las candidaturas.


Sin lugar a dudas, es el militante del PSOE con más edad en la ciudad y su partido quiere rendirle un homenaje por ello: nombrándole miembro de la lista con la que concurrirá a los comicios. Ocupa el puesto número 25, y recibió "por sorpresa" y "emocionado" la propuesta. Es la recompensa al amor que siente por estas siglas. "Entré en el partido a través de un amigo, que ya era militante, pero antes incluso de tener el carné me sentía miembro activo del PSOE", afirma este vecino de Utrera tras recordar que cuando la asamblea nació en el municipio hace ocho décadas, él formaba parte por aquel entonces de la Confederación Nacional del Trabajo (CNT). Y es que siempre estuvo vinculado a organizaciones de izquierdas, lo que incluso le llevó a la cárcel.

Con el paso del tiempo, recuerda los difíciles años que vivió y cómo han cambiado las cosas. En sus palabras se percibe cierto sufrimiento y amargura, siendo la Guerra Civil y el franquismo la época de mayores dificultades para él. Sostiene que solamente los años de la Segunda República fueron más llevaderos. "En Utrera se pasaba mucha hambre: yo tenía una bicicleta e iba a Los Molares a comprar pan de estraperlo para luego venderlo en mi pueblo, pero si te cogía la Guardia Civil te lo quitaban", cuenta, al tiempo que rememora que en los primeros años del franquismo "pensaba muchas veces que ojalá pudiera volar en ese momento y aparecer en Rusia".

Desde niño tuvo que trabajar, ya fuera cuidando al ganado, como jornalero en el campo o de fogonero de calderas de calefacción. Esta profesión le sirvió para estar destinado en la plaza de España de Sevilla cuando fue movilizado con la Guerra Civil, lo que incluso le hizo estar en una ocasión arreglando los radiadores del despacho que allí tenía el teniente general Queipo de Llano.

Cuando ve cómo se encuentra Utrera ahora, se da cuenta de la transformación. Las comodidades que existen hoy día no tienen nada que ver con las penurias que él conoció siendo niño, cuando dejaba de acudir a clase para ir trabajar por necesidad. Por ejemplo, aquello de tener unos zapatos no lo conoció hasta los "10 ó 12 años" y, en muchas ocasiones, "trabajaba simplemente a cambio de comida", y dormía en un colchón hecho con un saco de paja.

Con una salud que ya quisieran para sí otras personas mucho más jóvenes, se confiesa un amante de la radio y asegura estar al tanto de toda la actualidad. Pese a que ya se prodiga menos por los actos públicos, este socialista participó activamente en multitud de convocatorias y asambleas de su partido. Vio al presidente José Luis Rodríguez Zapatero en un mitin en Dos Hermanas y pudo fotografiarse con el expresidente de la Junta de Andalucía Manuel Chaves durante el Año Jubilar que Utrera vivió en 2007. Eso sí, al actual presidente de la Junta de Andalucía, José Antonio Griñán, no lo conoce personalmente, aunque lo escucha "mucho hablar". No descarta tener la oportunidad.

Con su característica gorra y su gran vitalidad, puede afirmar sin temor a equivocarse que es uno de los candidatos más veteranos de España. "Me parece que vamos a ganar los socialistas", augura el protagonista de esta historia que, de tener un buen puñado de votos, llegaría a convertirse en concejal del pueblo que le vio nacer hace ahora 100 años.

  • 1