Local

El candidato republicano a senador gana la elección especial de Massachusetts

La victoria se produjo en uno de los estados que en las últimas décadas era considerado uno de los bastiones en el país del gobernante Partido Demócrata.

el 20 ene 2010 / 07:02 h.

TAGS:

El republicano Scott Brown derrotó a la demócrata Martha Coakley en la elección senatorial de hoy en Massachusetts con un resultado que significó la pérdida de la supermayoría que tenía el Partido Demócrata en la cámara alta.

El resultado, que ocurre un día antes de que el presidente Barack Obama cumpla un año en la Casa Blanca, también pone en peligro la reforma del sistema de salud, uno de los pilares de su política interna. Además, se produjo en uno de los estados que en las últimas décadas era considerado uno de los bastiones en el país del gobernante Partido Demócrata.

Obama transmitió sus felicitaciones al ganador de la elección, según informó la oficina de prensa de la Casa Blanca. "El presidente manifestó al senador Brown que espera trabajar con él en los importantes desafíos que afrontan las familias de Massachusetts y las familias de todo nuestro país" que luchan con los problemas económicos, indicó.

Cuando se habían escrutado los votos de un 69 por ciento de los colegios electoral, la cadena de televisión CNN informó de que Brown había vencido al acumular un 53 por ciento de los sufragios contra 46 por ciento conseguido por la candidata demócrata.

La "supermayoría" en el Senado de 100 miembros significa un mínimo de 60 senadores de un partido, un número que impide maniobras dilatorias de la oposición y el estancamiento de los proyectos de ley. Con este triunfo, los republicanos tienen ahora 41 legisladores en el Senado.

En esta elección especial también participó el independiente Joseph Kennedy, sin parentesco con el clan Kennedy, quien logró un uno por ciento de los votos. Coakley admitió su derrota en una llamada telefónica que hizo a su rival demócrata para felicitarlo por su triunfo. "Le he ofrecido mis felicitaciones deseándole que le vaya muy bien", dijo ante sus seguidores la fiscal general al confirmar el triunfo de su rival.

Hasta hace unas semanas las encuestas pronosticaban un fácil triunfo de Coakley, actualmente la fiscal general del estado. Pero Brown pareció aprovechar el descontento con la agenda de Obama que reinaba entre los republicanos e independientes para sumar adeptos e incluso aventajar a Coakley en las últimas encuestas. En los últimos días Brown se mostró confiado en su victoria y aseguró que sería el "voto número 41" en el Senado.

La Casa Blanca había minimizado el significado de esta elección especial e insistió en que no era un referendo sobre el plan de reforma de salud porque, de hecho, ese estado cuenta ya con cobertura médica universal. La reforma de salud fue una de las causas que enarboló Kennedy durante toda sus 47 años de carrera política que terminaron el año pasado con su muerte por cáncer cerebral.

El proyecto ya fue aprobado de forma preliminar en ambas cámaras del Congreso, pero sus dos versiones tienen que ser armonizadas y sometidas a votación en una versión definitiva que sería promulgada por el presidente Obama. Los republicanos se opusieron a esa reforma que calificaron como como una intervención del Gobierno que no ampliará la cobertura médica universal y abultará el déficit.

Pese a que no admitían la posibilidad de una derrota, los demócratas habían analizado diversas opciones para eludir la pérdida de la "supermayoría", incluyendo la agilización del voto final de la reforma de salud, o demorar el juramento de Brown en el cargo hasta después de ese voto.

Por otra parte, los de la Cámara de Representantes analizaban la posibilidad de aceptar sin cambio la versión diluida del Senado y que no contiene la "opción pública", dijeron fuentes legislativas.

Según observadores, la contienda en Massachusetts reflejó el inhóspito ambiente político que prevalece en el país, en vísperas del primer aniversario de Obama al frente del Gobierno.

Obama acudió el domingo a un mitin político con Coakley en Boston, en el que advirtió de que los votantes tenían ante sí la opción de apoyar una agenda progresista o las políticas del pasado.

También envió un mensaje urgente a los trece millones de votantes demócratas del grupo "Organizing for America", la entidad política que surgió de la movilización de bases que dio la victoria a Obama en 2008. Sin éxito, los demócratas también enviado a otros de sus "pesos pesados" para acudir en ayuda de Coakley, entre éstos el ex presidente Bill Clinton y el senador John Kerry.

  • 1