Local

El capital privado se estrena en los puertos de Carboneras y Marbella

Las empresas invertirán 100 millones en las primeras obras de la cofinanciación público-privada.

el 25 feb 2010 / 20:23 h.

TAGS:

Imagen aérea del puerto de Carboneras (Almería).

Los puertos de Carboneras (Almería) y Marbella-La Bajadilla (Málaga) serán las primeras obras que se acometerán con el empuje del capital privado. Estrenarán, por tanto, la cofinanciación, la fórmula que habilitó la Junta por primera vez en el Presupuesto de este año para evitar que la caída inversora -un 6,8%, alcanzando los 7.112,9 millones- paralice las infraestructuras programadas. Ambos proyectos necesitarán que las empresas, que asumirán los puertos en concesión por un periodo de 30 años, inviertan 100 millones de euros. Esa cantidad es ya casi la mitad del dinero que el Gobierno andaluz pretende movilizar durante 2010 (257 millones) a través de la financiación público-privada. La cifra podría elevarse a 6.260 millones hasta 2020 si el sector responde.


Aunque el Ejecutivo aún no tiene amarrado el compromiso del sector privado, sí ha mantenido contactos con bancos y constructoras, a los que ve realmente interesados en participar en las grandes obras públicas. Ya anunció la consejera del ramo, Rosa Aguilar -la inversión directa de su departamento cae un 22% este año- que esta fórmula novedosa arrancaría en los puertos. No es casualidad que se hayan elegido Marbella y Carboneras para un primer paquete que aún no tiene fecha de licitación -la consejera apuntó recientemente a marzo-, pues son los más atractivos y lucrativos para las empresas.


El de la Costa del Sol contará con una inversión de 68,2 millones de euros y la Agencia Pública de Puertos calcula que dará un 23,8% de beneficio sobre ese montante. El de Almería se adjudicará por 31,9 millones y se prevé que ofrezca un 19% de ganancias. El margen es más alto en Marbella porque ahí los atraques se pueden cobrar más caros, a unos 2.000 euros al año, mientras que en Carboneras se pagarán a 1.500 euros aproximadamente.


Pese a acudir al capital privado, los puertos seguirán siendo de titularidad de la Junta y gestionados por ella -en total hay 24 en Andalucía- para no interrumpir las labores sociales (escuelas de vela, visitas escolares, etc.) que la administración autonómica lleva a cabo actualmente y que se ha propuesto potenciar. El puerto de Marbella-La Bajadilla, el más goloso para las empresas, es el único pesquero que existe en el municipio costasoleño (se sumará a Puerto Banús, Cabo Pino y al puerto deportivo de Marbella, cuya concesión recayó en el ayuntamiento). Con la ampliación se ganarán 20 hectáreas al mar sin inundar las playas, se remodelará la zona pesquera y se incrementará la náutica, donde, además, se habilitará un muelle de transporte de pasajeros para viajes turísticos con barcos de hasta 80 metros de eslora.


La empresa que gane la concesión de toda la obra, excepto de la zona pesquera, no sólo asumirá los 425 atraques nuevos que están previstos, sino también los 268 que ya existen, con lo que supone un negocio asegurado que empezará a dar beneficios desde el primer momento. Además, se entregará la Marina Seca de Marbella, la mayor de Andalucía en reparación y conservación de buques. El puerto de Carboneras es básicamente pesquero y se ampliará 15 hectáreas mar adentro con una nueva dársena náutica. Ahora existe un club náutico, pero no atraques, y tras la obra se pondrán en marcha 864.


la adjudicación. El proceso es el siguiente: la Junta sacará a licitación los dos puertos al mismo tiempo y, una vez que lo haga, las empresas presentarán sus ofertas, que pueden incluir cambios en los proyectos, ya que no son inamovibles. Se adjudicará a la propuesta más ventajosa y entonces la empresa redactará su propio proyecto, que deberá aprobar la administración. El Gobierno quiere adjudicar estas obras a lo largo de 2010 para que puedan empezar lo antes posible.


Lo lógico es que opte a ellas una UTE (Unión Temporal de Empresas) formada por una empresa experta en la explotación de puertos y otra constructora, que hallaría en esta participación un balón de oxígeno ante la fuerte crisis del ladrillo. En función de cómo responda el mercado, la Junta buscará la cofinanciación en otros proyectos. En el caso de los puertos, los próximos podrían ser el de Fuengirola y Caleta de Vélez (en Málaga) y Barriada de la Paz, en Cádiz.

  • 1