Economía

El cardenal Cañizares considera que el principal problema de Europa no es el económico, sino "el olvido de Dios"

el 05 ago 2011 / 17:13 h.

El prefecto de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, el cardenal valenciano Antonio Cañizares, ha asegurado este viernes que "el problema principal de Europa no es el económico, aunque sea gravísimo, sino el olvido de Dios que lleva a la autodestrucción".

El purpurado ha pronunciado la conferencia titulada 'Europa, presente y futuro', en el curso de verano de la Universidad Católica de Valencia San Vicente Mártir titulado 'Los cristianos en democracia', que comenzó el pasado lunes en el Seminario Monte Corbán de Santander, según ha informado el Arzobispado en un comunicado.

En su intervención, el cardenal Cañizares ha animado a superar la "situación de quiebra moral que padecemos" y a recuperar una "sociedad basada en fundamentos éticos incondicionales, que pertenecen a la naturaleza del hombre, a la verdad del hombre y que hacen libre al hombre".

En este sentido, el cardenal ha apelado a la "responsabilidad" de los cristianos para ofrecer "una nueva evangelización", que, a su juicio, es "el mejor servicio que podemos ofrecer para que nuestra sociedad cambie y supere esta crisis".

El purpurado ha descrito la situación actual como "una crisis no simplemente estructural y económica, sino una crisis del hombre, una quiebra de humanidad, una quiebra moral, el gastar por encima de nuestras posibilidades y buscar únicamente el disfrute a toda costa, el goce para mí mismo, aunque tenga que machacar al otro, una situación que es necesario superar", ha afirmado.

De la misma forma, el prefecto de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos ha defendido la "identidad" de Europa, cuyas bases "han sido la filosofía griega, el derecho romano y la fe cristiana".

Así, la identidad europea es "inseparable de la dignidad de la persona humana como base de todo el ordenamiento y de todo lo que es esa cultura que nos caracteriza". A este respecto, ha señalado que "sin persona humana no hay futuro para ninguna sociedad, sin la dignidad de la persona humana no hay futuro para ningún ordenamiento".

No obstante, el cardenal se ha mostrado "esperanzado" en el futuro y ha animado a una "conversión, nuevamente, a Jesucristo" que, comenzando por los mismos miembros de la Iglesia, "traerá un futuro muy grande para Europa".

VISITA DEL PAPA EN LA JMJ

Igualmente, también se ha referido a la próxima visita del Papa Benedicto XVI con ocasión de la Jornada Mundial de la Juventud que tendrá lugar en el Madrid y ha manifestado que el hecho de que "el Santo Padre se reúna con más de un millón de jóvenes de todo el mundo es un acontecimiento de gran esperanza".

"El Santo Padre viene a entregarles a Jesucristo a los jóvenes, a decirles que se levante y caminen, que empiecen a superar esa crisis profunda que les está abatiendo", puesto que los jóvenes "pueden estar siendo los más castigados en España", en referencia a las cifras de jóvenes desempleados.

En este contexto, el cardenal Cañizares ha añadido que "el Papa viene a decirles que ellos pueden cambiar las cosas, y que puede haber un nuevo futuro para ellos si se abren a lo que Jesucristo significa, porque es la verdad, el amor, el respeto al otro, el bien común, no tener miedo, ser libres".

  • 1