Deportes

El Carpena confunde al Cajasol

La maldición del Carpena continúa. Once visitas en liga y once derrotas. El Cajasol no estuvo a la altura de sí mismo, y perdió una gran ocasión de ganar a Unicaja en la única pista donde no lo ha hecho aún en la ACB. Hizo un partido más que mediocre y aún así pudo ganar al final.

el 14 feb 2010 / 14:17 h.

El pívot español del Cajasol, Xavier Rey (i), intenta taponar al alero del Unicaja, Georgio Printezis.

 El equipo de Joan Plaza sufrió una inesperada crisis de identidad. Era obvio que en Málaga necesitaba de su mejor defensa para elevar el triunfo 14 a su casillero y dejar a una distancia inalcanzable a un rival directo. Era obvio que Unicaja iba a plantear un partido revolucionado, buscando muchas posesiones y un marcador de anotación alta. Al Caja, ya se sabe, le va la pausa, partidos a 70 puntos, donde sabe cocinar el éxito.

Por una vez Unicaja podía sentirse inferior, con la inestabilidad psicológica de un equipo que no ha hallado su sitio en la competición, que se ha quedado fuera de la Copa, que se ha quedado sin Dixon, que no tenía a Freeland, con su público de uñas... Nada de ese escenario supo aprovechar el Caja, que se olvidó de las vías que lo han llevado a ser quien es. Los 51 puntos que encajaba al descanso eran la evidencia de un primer tiempo nefasto. Su defensa, la segunda mejor de la liga, nunca apareció. No es menos cierto que en el partido ante Estudiantes, por ejemplo, no se le vio defender a su mejor nivel hasta el tramo final, e incluso se concedió el lujo de lanzarse a un intercambio de canastas objetivamente contrario a sus intereses. Ante Unicaja, con el cuarto mejor ataque de la competición, también eligió el pulso que no le convenía, con ataques demasiado rápidos, atropellados, proclives a pérdidas abundantes, sin asentarse en el campo, sin proponer pausas cuando Unicaja, bajo la dirección de un inspirado Cook, movía con mucha fluidez para encontrar siempre al hombre adecuado en el lado débil. Las ayudas casi nunca llegaban y realmente se observaba un plus más de intensidad en el conjunto costasoleño. Plaza recurrió a la defensa zona, que le dio beneficios pero que no dejaba de ser sintomatología del estado de las cosas en la retaguardia.La fertilidad del rebote ofensivo evitó que el naufragio fuera total (20-12), pero las cosas no mejoraron en el segundo cuarto. Unicaja las metía de todos los colores (64% en tiros de dos, 6 triples de 13 intentos) y en el Cajasol, ni siquiera Savanovic, irregular y con tan poco feeling como el resto. Para que Radenovic fuese de lo mejor...

La sangría de las pérdidas (12 al descanso) no acababa nunca y aunque el tercer cuarto (13-13) se jugó a ritmo Cajasol, la distancia de 10-12 puntos que tomó el cuadro verde fue como un abismo abierto ante los del San Pablo. Pese a todo, pese a sí mismo (20 pérdidas a esas alturas), el Cajasol tuvo la ocasión de meterse en el partido. Tuvo hasta tres ataques seguidos con 73-67 que desaprovechó, horriblemente gestionados. Volvió a ocurrir con 75-71 a 1'40, y en vez de anotar sumó la pérdida número 21. Desesperante.

- Ficha técnica:

86- Unicaja (24+28+13+21): Cook (19), Rodríguez (9), Welsch (4), Jiménez (6), Archibald (9) -cinco inicial- Freire (3), Gomis (-) Rubio (-), Printezis (16), Dowdell (12), Lima (8) y Blanco (-).
77- Cajasol (20+21+13+23): Radenovic (9), Tyrone Ellis (4), Kirksay (11), Calloway (12), Triguero (6) -cinco inicial-, Cabanas (-), Savanovic (15), Sastre (-), Andrés Miso (11), Xavier Rey (6), Satoransky (3) y Douglas (0).

Árbitros: Francisco de la Maza, José Ramón García Ortiz y García Leal. Eliminaron por cinco faltas personales a Archibald, minuto 35.

Incidencias: Partido correspondiente a la vigésimo segunda jornada de la Liga ACB disputado en el Palacio de los Deportes José María Martín Carpena ante más de 6.000 espectadores. 

  • 1