sábado, 16 febrero 2019
21:22
, última actualización
Local

El carril bici tendrá separadores y señales de límite de velocidad

Se implantarán semáforos específicos para bicicletas en todos los cruces de la red

el 28 jun 2010 / 18:58 h.

TAGS:

Con casi 120 kilómetros de carriles bici ya en funcionamiento, IU inicia el próximo mes de julio una siguiente fase: un plan de mejora de la red tras detectar los problemas de seguridad que se han producido en los últimos años, que tendrá un coste de 2,2 millones de euros y que incluirá, además de reparaciones en puntos concretos como la Ronda histórica, una serie de actuaciones con carácter general. Se reformarán trazados de algunos tramos, se resolverán puntos conflictivos como las coincidencias con paradas de autobús o pasos peatonales y, sobre todo, se mejorará la protección y la señalización de las vías. Para ello, se establecerá un sistema de blindaje de numerosos tramos con separadores tanto de los vehículos como de las zonas peatonales, un proceso que se complementará con la implantación de bandas para invidentes.

 

Tras un análisis detallado de la red, la Delegación de Infraestructuras para la Sostenibilidad ha detectado decenas de puntos en los que se genera un riesgo tanto para la circulación de los ciclistas como para los propios peatones. Para reducirlo, se ha optado por extender la implantación de separadores como los que ya existen en la Ronda. Se colocarán de distinto tipo, desde separadores bajos de hormigón y marmolillos hasta elementos reflectantes o incluso jardineras en hileras continuas o en intervalos.

En los numerosos tramos en los que el carril bici se encuentra justo al lado de zonas de aparcamientos se reforzará la separación mediante bordillos recrecidos de unos 60 centímetros de ancho para evitar que los coches puedan invadir el espacio destinado a los ciclistas. Este plan de protección se complementará con la instalación de bandas y señalizaciones podotáctiles o incluso tachuelas para invidentes y con un rediseño de los cruces en los que el aparcamiento de vehículos puede reducir la visibilidad de los usuarios del carril.

La mejora de la señalización será otra de las grandes líneas de actuación de este plan de reforma. En primer lugar, todos los semáforos implantados en cruces por los que discurra el carril bici tendrán leds ciclistas para regular el paso de los ciclos, que además dispondrán de una fase exclusiva independiente de la de los peatones y coches. A esto se añadirá la implantación de señales verticales de limitación de velocidad. Éstas se aplicarán en las zonas en las que se haya detectado que por el propio trazado del carril se puedan rebasar los límites permitidos. En cada punto se fijará una limitación, según los estudios que ultima en estos momentos la Oficina de la Bicicleta.
Junto a estas medidas se ha diseñado un plan general de mejora de la superficie de los carriles, especialmente los más deteriorados. La Oficina de la Bicicleta ha detectado que en numerosos tramos se producen problemas por la lluvia al quedar la superficie demasiado resbaladiza y acumularse el agua. Para evitarlo, se actuará sobre las conexiones de la red de saneamiento, se corregirán algunas pendientes y se aplicarán materiales antideslizantes, especialmente en determinadas curvas más peligrosas.

La aplicación de las medidas queda ahora pendiente de los estudios que ultima el Ayuntamiento y del debate que se abrirá entre varias delegaciones. "Queremos mejorar la calidad de los carriles con iniciativas pioneras y estratégicas", explica el delegado de Infraestructuras, Antonio Rodrigo Torrijos.

  • 1