Local

El cartel de la Semana Santa rinde tributo a los donantes de órganos

Dos años después, el palio de la Amargura vuelve a servir de anuncio de la Semana Santa. Sólo es un fragmento del palio el que transcurre ante el espectador: ése que acierta a alcanzar la mirada cuando el paso se viene encima y te aprieta contra la pared, dejando esa mezcla de olores y colores. (Foto: G.B)

el 14 sep 2009 / 22:36 h.

TAGS:

Dos años después, el palio de la Amargura vuelve a servir de anuncio de la Semana Santa. Sólo es un fragmento del palio el que transcurre ante el espectador: ése que acierta a alcanzar la mirada cuando el paso se viene encima y te aprieta contra la pared, dejando esa mezcla de olores y colores. Díaz-Cantelar homenajea en el cartel a los donantes de órganos.

Como ayer señalaba su autor, el pintor sevillano Emilio Díaz-Cantelar, "nunca se termina de ver; siempre encuentras nuevos detalles" en él. El cartel de la Semana Santa de 2008 tiene múltiples lecturas, amén de una buena carga emocional y simbólica. Sin mostrar directamente el rostro de ninguna imagen, "para que cada uno pueda imaginarse la suya", el cartel reproduce un fragmento del paso de palio de la Virgen de la Amargura "cuando va de regreso a su templo, acusando la transformación y el desgaste en las flores y la cera por el paso del tiempo".

"He pretendido -decía el pintor- reflejar la sensación que nos produce un palio cuando está pasando por delante nuestra".

Criado en la sevillana plaza de los Carros, del barrio de la Feria, Díaz-Cantelar ha viajado a sus años de infancia y adolescencia para plasmar "un trozo de emoción" de esa Virgen a la que tanto han rezado "las mujeres más influyentes" de su vida: la abuela, la madre, la hermana y su esposa. Todas ellas sufrieron o están sufriendo la amargura y el dolor de la enfermedad, de ahí que el artista le haya colgado el título de Amargura y Esperanza a su obra.

Donantes.

Pero la pintura de Díaz-Cantelar esconde además un sentido homenaje a los donantes de órganos, lo que justifica la presencia ayer en la capilla de Santa María de Jesús, escenario de la presentación del cartel. de José Pérez Bernal, coordinador sectorial de transplantes de Sevilla. Camufladas entre la candelería, el artista ha introducido dos velas votivas con sendas minúsculas inscripciones, disfrazadas como chorreones de la cera, en las que puede leerse "De mi hermana Conchi", que según el artista no anda sobrada de salud, y "De Enriqueta García Junco, mi compañera, a los donantes de órganos". Esta segunda vela, explicó Díaz-Cantelar, es una ofrenda de su mujer, transplantada en noviembre de 2005 de hígado y de riñón, "a los donantes de órganos, que son luz y esperanza de vida". "Sin ellos tal vez no se hubiera podido realizar este cartel y ella (su esposa) no estaría entre nosotros". El cartel también, según su autor, plasma la importancia que tienen las Artes Aplicadas y Oficios Artísticos en la Semana Santa", de ahí la sola presencia de orfebrería, telas, bordados, flores y cera en la composición.

  • 1