jueves, 21 marzo 2019
15:24
, última actualización
Local

El cartel de 'se vende' no cae

La crisis ahuyenta a los compradores de edificios simbólicos sin uso.

el 15 nov 2009 / 18:52 h.

TAGS:

No hay ofertas desde hace un año. Uno de los pocos pabellones de la Exposición Universal de 1992 que todavía sobrevive de pie tal y como se construyó, el de Cruzcampo, no se vende.

La crisis  no sólo ha parado la urbanización de grandes bolsas de suelo de la ciudad destinadas a ser los nuevos barrios, sino que también está bloqueando proyectos para recuperar edificios que fueron protagonistas de su tiempo. No en vano, la sede de Gambrinus fue uno de los pabellones más visitados durante la Expo'92 y tenía grandes perspectivas de futuro.

La crisis no afecta sólo a la compra-venta de pisos. Según el último Barómetro de Economía Urbana de Sevilla Global, el valor del metro cuadrado de vivienda ha caído una media de 9,8%, muy por encima del 2,9% de la provincia.

En los pisos nuevos el desplome ha llegado al 22,3%, tres veces más que la media autonómica. La vivienda antigua apenas baja un 3% porque es lo más asequible.

El mercado está tan paralizado que incluso la crisis está afectando a la venta de suelo municipal. Es el caso de los bajos del mercado del Arenal. En tres ocasiones ha quedado desierta la venta, lo que obligó a Patrimonio a replantearse la operación de enajenación del solar.

De hecho, se están revisando los pliegos para volver a sacar a concurso este espacio en 2010 a un precio más ajustado al mercado y lejano a los más de 10 millones en los que se ha tasado hasta ahora.

En el caso del pabellón de Cruzcampo -usado hasta finales de 2007 por Isla Mágica para albergar un restaurante italiano y almacenes del parque temático- cuando aún la crisis no había irrumpido, la cervecera recibió varias ofertas para adquirir el pabellón.

Finalmente se decantó por la del grupo Domo, pero la operación no llegó a cuajar. A principios del pasado año, Domo decidió no ejecutar la opción de compra, a pesar de que la empresa cervecera prorrogó hasta en dos ocasiones el plazo para permitir que la inmobiliaria pudiera depositar los 12 millones de euros que había ofrecido. Eso sí, depositó una fianza de 1,4 millones de euros que perdió. 

  • 1