lunes, 18 febrero 2019
20:11
, última actualización
Toros

El cartel inaugural del nuevo coso taurino desata la polémica en Utrera

La inauguración de la nueva plaza de toros de Utrera ha abierto la caja de los truenos. La exclusión del diestro local Luis Vilches del cartel inaugural ha servido para enfrentar intereses ajenos al propio mundillo taurino, abriendo un debate político y social que ha dividido a los utreranos.

el 17 jul 2010 / 18:16 h.

TAGS:

Luis Vilches, en 2005, en la corrida de Victorino de la Maestranza.
El estreno del coso de La Mulata se ha hecho esperar. La flamante plaza de toros, que aún dista mucho de estar concluida, abrirá sus puertas por primera vez el próximo 8 de septiembre con un interesante cartel que reúne a los diestros David Fandila El Fandi, José María Manzanares y Cayetano en la lidia de toros de Núñez del Cuvillo.


Será una meta provisional dentro de un largo proceso que se inició, hace ahora ocho años, con el derribo del añorado coso del Arrecife bajo el mandato en Utrera de José Dorado Alé (PSOE). Sólo unos meses después se anunciaba a bombo y platillo la construcción de un nuevo coso en el transcurso de la Feria Mundial del Toro de febrero de 2003. Pero eso fue muy poco antes de que el PA -que ganó las elecciones municipales dos meses después- heredara un proyecto que a partir de entonces iba a convertirse en un camino intermitente, trufado de bronca política, que parece haber encontrado el principio del fin. Pese a que el actual alcalde, Francisco Jiménez (PA), no hizo suya la iniciativa, sí encontró una fuerte oposición en los grupos municipales del PP y el PSOE para aprobar el presupuesto (200.000 euros) que va a permitir abrir el inacabado coso con las mínimas condiciones de seguridad y comodidad.

Pero todo eso ya es historia. En la próxima Feria de Consolación volverá a haber toros en Utrera aunque, cuando se empezó a despejar el horizonte, nada hacía presagiar que la exclusión de Luis Vilches del cartel inaugural iba a ser una nueva excusa para enzarzarse en disputas partidistas. El PSOE y el PP reclaman la presencia de Luis Vilches, que con más o menos voluntad se ha metido de lleno en el ojo del huracán.

Es un torero que gozó de una enorme proyección en sus inicios como matador pero que no pasa por sus mejores momentos profesionales. El Ayuntamiento de Utrera, ajeno a los entresijos del mundillo taurino, delegó en el empresario de la ciudad Juan Manuel Rodríguez Vélez, que movió sus propias fichas y compromisos personales para completar un cartel a la altura del acontecimiento. Las dos partes se pasan ahora la pelota mientras arrecian las posturas enfrentadas.

En medio de la polémica, el gestor de la plaza de toros ha tenido que salir a la palestra para justificar la ausencia de Luis Vilches, único diestro local en activo, señalando que "tendría mis dudas sobre si debía ser Luis Vilches o Curro Durán, quien también me manifestó su interés por estar, o Joaquín Díaz Cuqui de Utrera, al que me une una gran amistad, está prácticamente en activo y torea 50 tentaderos al año". En esa misma línea, asegura que Luis Vilches "todavía no ha debutado esta temporada y Curro Durán está en su derecho de reaparecer en su pueblo, al ser el torero que más ha conseguido en Utrera, con la Puerta del Príncipe en la Maestranza y la Puerta Grande en Las Ventas".

El propio Luis Vilches ha salido al paso emitiendo un comunicado de réplica que ha terminado por desatar una confrontación que empaña la inminente inauguración del coso. "La empresa nunca se ha puesto en contacto conmigo y soy el único matador de toros en activo de esta ciudad", ha señalado el diestro declarándose "ajeno a la gran polémica que se está desarrollando en el pueblo con esta decisión política de no incluirme en los carteles". En cualquier caso, Luis Vilches reconoce haber interpelado señalando que "tanto el alcalde como el concejal de Festejos no quisieron contar conmigo pidiéndole [al empresario] expresamente los nombres de tres figuras de fuera".

Ya se sabe que a río revuelto, ganancia de pescadores. Un río que se ha querido remover para escenificar las diferencias políticas y las distintas corrientes de opinión de un pueblo que debería felicitarse, por ahora, de la vuelta de los toros a su Feria de Consolación.

  • 1