Deportes

El caso Lopera también es ya el caso Oliver

El exconsejero del Betis ha sido imputado por presuntas irregularidades en las comisiones de los traspasos de Mehmet Aurelio y Sergio García.

el 17 nov 2011 / 11:41 h.

TAGS:

Luis Oliver, en una rueda de prensa en el Villamarín.
El caso contra Manuel Ruiz de Lopera ha dado un vuelco importante, que no sorprendente, porque se veía venir. La jueza Mercedes Alaya, que siempre creyó que la venta de las acciones de Farusa a Bitton Sport era irregular, ha imputado ya a Luis Oliver, cabeza visible del grupo que se hizo con el control del consejo de administración del Betis aunque fuese por cooptación, una vez que el Consejo Superior de Deportes anuló la extraña venta. El presunto delito que se le achaca es el de apropiación indebida en al menos dos operaciones, los traspasos de Mehmet Aurelio y Sergio García. Se trata de las famosas comisiones denunciadas en su día por José Antonio Bosch, que entre otras cosas indicó que uno de los intermediarios había resultado ser una empresa dedicada a pequeñas obras de construcción y fontanería. De todas formas, no se descarta que la magistrada haya apreciado más irregularidades.

La magistrada, basándose en el informe que en su día elaboró el ya exadministrador judicial Luis Ruiz de Huidobro y que dio pie a que Bosch hablase de "saqueo", pidió a la Guardia Civil que detuviese a Oliver y así ocurrió el lunes en Madrid. La Unidad Central Operativa le comunicó de qué se le acusaba y tras el correspondiente interrogatorio lo dejó en libertad bajo fianza. Lo mismo ocurre con otras personas relacionadas con Bitton, entre ellas Ángel Vergara, que fue el consejero encargado de los asuntos económicos durante el breve mandato de Oliver. No figura, en cambio, ninguno de los otros componentes del consejo, aunque en el entorno del caso se da por hecho que las imputaciones en este sentido acabarán cayendo más temprano que tarde.

"Si la Justicia lo ha detenido es porque algo habrá hecho. No me puede sorprender en la vida", reconoció horas después Rafael Gordillo. "Había muchas cosas que podían provocar sospechas, por ejemplo la intervención de un amigo de Oliver que no tenía nada que ver con el fútbol", añadió. "En su informe, Huidobro vio indicios razonables de que de aquí había salido dinero de forma irregular. El informe se añadió a una rendición de cuentas de la administración judicial que dio lugar a un atestado, por eso le habrán tomado declaración", expuso su compañero Bosch.

Lo primero que debe aclararse es que Oliver no ha sido objeto de ninguna querella por parte de los actuales dirigentes del Betis, al contrario de lo que él denuncia en el diario As, donde insinúa que la jueza Alaya ha orquestado una campaña contra él. Si está imputado es porque la compraventa entre Farusa y Bitton acabó dando origen a una pieza separada de la causa principal, la que tiene a Lopera como sospechoso de vaciar patrimonialmente el club. Más tarde, en uno de sus informes periódicos, los administradores judiciales denunciaron posibles desviaciones de fondos, en forma de comisiones por traspasos, por valor de 1,5 millones. Aquello fue lo que indujo a Bosch a hablar de "saqueo", lo que le valió una querella de Oliver que fue desestimada no hace mucho.

  • 1