Local

El cementerio abre la puerta a capital privado por el auge de la incineración

La Agrupación de Interés Económico (AIE) ha puesto sobre la mesa del Gobierno local un informe sobre los servicios públicos que, dada su creciente o previsible rentabilidad, podrían pasar a convertirse en sociedades anónimas. (Foto: Javier Díaz)

el 14 sep 2009 / 23:07 h.

TAGS:

La Agrupación de Interés Económico (AIE) ha puesto sobre la mesa del Gobierno local un informe sobre los servicios públicos que, dada su creciente o previsible rentabilidad, podrían pasar a convertirse en sociedades anónimas, lo que posibilitaría "descargar" las arcas municipales y convertirse en "una empresa que funcionase por sí misma", integrada en la corporación pública en la que está prevista convertirse la AIE.

Lo adelantó ayer el vicepresidente de la misma, Manuel Marchena, poniendo como ejemplo el cementerio de San Fernando, actualmente de gestión municipal. "El cementerio podría pasar a ser sociedad anónima", dijo Marchena. "La propensión de los ciudadanos a los crematorios es más económica que otra cosa. Así que el cementerio podría funcionar como empresa por sí misma. Ya lo estamos estudiando con papeles por delante, aunque dependerá de que el Ayuntamiento dé el aprobado", explicó.

De convertirse en sociedad anónima, el cementerio podría empezar a recibir capital privado y aceptar socios para una gestión compartida con el Ayuntamiento. Aunque Marchena descartó ayer de plano que esta decisión vaya a suponer el primer paso para la privatización del camposanto.

El vicepresidente de la AIE quiso subrayar que el cementerio será una empresa pública con mayor perfil mercantil y empresarial, algo que puede asumir dado el auge de las incineraciones en Sevilla. La gestión quedaría en manos de la AIE, una vez que ésta se convierta en corporación pública. La Agrupación de Interés Económico de las empresas municipales tiene previsto convertirse en este mandato en una corporación pública, fagocitando al consorcio de Fibes, Sevilla Global o el mismo cementerio, si llegara a convertirse en sociedad anónima.

Marchena, en un desayuno informativo celebrado ayer en el Club Antares, dijo que esta nueva "arquitectura jurídica" posibilitaría, entre otras ventajas, una mayor "economía de escala", un "único mando efectivo", acudir "sólidamente al mercado financiero" o establecer "balances mucho más estratégicos".

Las cuatro empresas que engloban la AIE -Emasesa, Tussam, Lipasam y Emvisesa- tienen una facturación conjunta de 350 millones de euros anuales, lo que convierte a esta entidad en la octava empresa del área metropolitana, con 1,2 millones de ciudadanos como usuarios de los "servicios indispensables" que ofrece y con 3.950 empleados. Las 38 actuaciones de "economía de escala" contratadas por las cuatro empresas a través de la AIE han posibilitado hasta ahora un ahorro de 9 millones de euros para las arcas municipales, según Marchena.

Además, en un momento de "cambio de ciclo inmobiliario" que afectará también al área metropolitana de Sevilla, la AIE ejercerá un papel "extraordinariamente notable de locomotora pública", según Marchena. La AIE posibilita el aprovechamiento de fondos de otras entidades, como la Corporación Tecnológica de Andalucía y el lanzamiento de "negocios atípicos" que Emasesa tiene en México.

  • 1