Local

El Central acoge el estreno en España de 'Prometeo-Paisaje II' de la cía. Troubleyn

el 10 mar 2011 / 18:01 h.

TAGS:

-->-->-->-->

  • Actividad: Danza
  • Fecha/Horario: 11 y 12 de marzo / 21 horas
  • Precio: 15€
  • Lugar: Teatro Central. José de Gálvez s/n. Isla de la Cartuja.
  • Teléfono: 955 037 200
  • Venta de entradas: En taquilla del teatro 1 hora antes del espectáculo. Venta telefónica: 902 360 295 / 952 076 262.
  • Internet: www.generaltickets.com

El Teatro Central de Sevilla acoge el 11 y 12 de marzo el estreno en España del espectáculo de danza 'Prometeo-Paisaje II' con Jan Fabre, director y coreógrafo de la compañía Troubleyn. Las funciones ambos días tendrán lugar a las 21,00 horas.

El espectáculo
Con diez bailarines sobre el escenario, Fabre representa el campo de batalla de nuestra civilización. En el espectáculo, el cuerpo en guerra de Prometeo se asocia con los instrumentos de la muerte en la película de Stanley Kubrick 'La chaqueta metálica', y los soldados del cuerpo de élite americano también son castigados sin piedad y humillados en un intento de inculcar disciplina y sumisión.

Eleos y Fobos. El temor y la compasión. Esos son los dos principales afectos de la tragedia griega que se quería evocar. Al enfrentar al público con héroes trágicos experimentando un martirio horrible, la tragedia toca la fibra sensible del espectador y convierte a estos últimos en un compañero de sufrimientos, por lo que desalojan toxinas de su cuerpo.

En su nueva producción, Jan Fabre vuelve a visitar esta dimensión trágica. Compañeros de sufrimiento de Prometeo, según lo registrado por el antiguo poeta trágico Esquilo, forman el hilo conductor de su creación. Prometeo era un rebelde sin causa mitológica. Se rebeló contra el dios supremo Zeus, robó el fuego del cielo y se lo entregó a los mortales sobre la tierra.

Para Fabre, el fuego de Prometeo es la encarnación del orgullo de alcanzar la independencia. No le importa en lo más mínimo la ley del Olímpo, se dirige en la dirección completamente opuesta según su propia convicción. Como cómplice del fuego, también posee todas las armas para transformar la materia. Es tanto un artista como un alquimista, actúa como un faro de luz para la humanidad, y con su desprecio por la muerte propia demuestra lo que un ser humano es capaz de hacer.

  • 1