martes, 11 diciembre 2018
23:41
, última actualización
Cultura

El Central da sentido al teatro de riesgo con la obra ‘The blue boy’

The Brokentalkers une este fin de semana danza y proyecciones en un montaje sobre los abusos infantiles en reformatorios de Irlanda.

el 13 feb 2015 / 12:00 h.

TAGS:

jorge-zepeda-patterson

The blue boy (El chico azul) no es una obra de teatro fácil. No lo es ni por su temática ni por la original manera en la que esta se cuenta. Esto no hace en modo alguno desaconsejable la propuesta que la compañía The Brokentalkers presentará hoy y mañana en el Teatro Central (21.00 horas, 17 euros). Pero sí hay que hacer la advertencia de que, si toda gran obra de arte exige un esfuerzo, esta aún más. Existe una segunda indicación que el propio espacio escénico hace, habrá quienes se puedan sentir incómodos por la temática de la función.

Desvelando ya el misterio, The blue boy es «una obra que denuncia los casos de maltrato infantil y pederastia en los reformatorios irlandeses cometidos, en su mayoría, por miembros de la Iglesia Católica», según el coautor de esta creación, Gary Keegan. El espectáculo se apoya en textos propios y en películas de archivo que mezcla con danza en directo. Y todo, de principio a final, está envuelto en una oscura bruma, «la misma atmósfera de terror y oscurantismo que rodeó a estos escándalos».

Ha transcurrido una década desde que The Brokentalkers se constituyeron como compañía y durante este tiempo se han construido una sólida reputación en su país y fuera de él, situándose entre los colectivos escénicos más originales del circuito internacional, gracias a la ambición de su trabajo sobre la puesta en escena y a una estética personal que «desafía cualquier intento de categorización», según ellos mismos recalcan.

¿Qué se encontrará el espectador que se aventure a esta propuesta escénica? «Un montaje construido a base de testimonios de las víctimas, una obra transgresora llena de proyecciones y siete actores con sus caras deformadas por macabras máscaras de papel, una coreografía del miedo, la violencia y la culpabilidad», detalla su responsable.

La atmósfera musical «obsesiva» ayuda a subrayar el tono trágico de una obra que retrata «el horror» con «una calidad casi mesiánica», según ha recalcado la crítica. Los espectáculos de estos irlandeses dan respuesta al mundo contemporáneo en el que se inscriben a través de la utilización de la danza, el teatro, la música y diversos materiales para representar nuestra sociedad.

Se trata, según el director del Central, Manuel Llanes, de «un espectáculo físico, potente, emocionante y terrible en el que siete artistas enmascarados evolucionando con el lenguaje de la danza contemporánea planteándonos el problema de la culpabilidad». El crítico del Financial Times calificó The blue boy como el espectáculo «más físico y potente» que se ha visto jamás.Ahora recala, sólo dos días, en Sevilla. Y tiene visos de ser recordado por mucho tiempo.

  • 1