lunes, 18 marzo 2019
22:14
, última actualización
Local

El Centro en Navidad: mucha gente, poca caja

¿Se ha recuperado ya de la cena de Nochebuena? Probablemente no, pero tampoco importa mucho porque ya ha comenzado -sí, ya- la cuenta atrás para despedir el año y para la llegada de los Reyes Magos. ¿Qué se le va a hacer? Las navidades son así y o se va de la ciudad hasta el 7 de enero o aprende a disfrutar de ella. Foto: Paco Cazalla.

el 15 sep 2009 / 20:23 h.

TAGS:

¿Se ha recuperado ya de la cena de Nochebuena? Probablemente no, pero tampoco importa mucho porque ya ha comenzado -sí, ya- la cuenta atrás para despedir el año y para la llegada de los Reyes Magos. ¿Qué se le va a hacer? Las navidades son así y o se va de la ciudad hasta el 7 de enero o aprende a disfrutar de ella estos días mientras se hace con las últimas compras.

Si ya lo tiene todo pero ha decidido empaparse de Navidad hasta que le salga por las orejas, y a ser posible sin que le cueste un ojo de la cara, no lo dude y pásese por el Centro, que allí hay ambiente navideño para aburrir. Lo mejor es dejar el coche en casa y tirar de piernas o de bonobús. Si le da pereza la caminata y también la bicicleta -hay varios aparcamientos de Sevici- puede tomar el tranvía en el Prado de San Sebastián y bajarse en la Plaza Nueva. Allí no tendrá más remedio que hacer una primera parada en el Mercado de Artesanía, aunque, si no quiere caer en la tentación, puede entretenerse viendo las esculturas de Rodin, el belén del ayuntamiento o retroceder hasta la Avenida de la Constitución y contemplar un adelanto fotográfico de la colección de cerámicas de Miguel Ángel Carranza que se expondrá en el Alcázar.

Para retomar fuerzas puede darse un capricho y sentarse en la terraza de la restaurada Cafetería Laredo para disfrutar de un café (unos 2,6 euros) y un dulce -el milfrutas (4,50) es una delicia-. Si se sale del presupuesto, un buen cartucho de castañas (dos euros) y a seguir paseando.

Si aún no lo ha hecho, puede pasarse por algunos de los belenes -la entrada es gratis? que hay por la zona. En el Belén Cajasol (Chicarreros), por ejemplo, regalan globos y los de San Juan de Dios (Plaza del Salvador) y el Círculo Mercantil (Sierpes) abren mañana y tarde.

Quizá se ha propuesto no comprar nada, pero mirar escaparates es gratis y algunos se han enfundado sus mejores galas para las fiestas y merece la pena echarles un vistazo. Como el de Juan Foronda (Sierpes, 33). De todos, el más delicioso es, sin duda, el de la confitería La Campana. Los responsables son los belenes de chocolate y las tartas. Hay que probarlos.

Estos días, además de los músicos de siempre se han sumado a la animación callejera del centro coros de campanilleros, mimos y todo tipo de artistas o anónimos con alguna buena causa por la que echarse a la calle a cantar. No a todos les corre el arte por las venas, pero animar, animan.

Si lo que quiere ver es el alumbrado navideño, tendrá que aguantar hasta las seis de la tarde. Los mejores sitios para verlos son la Avenida de la Constitución o la calle O'Donnell, donde se amenizan las compras con unos altavoces y villancicos.

¿La hora de la comida le sorprende en el centro y no le queda dinero para una buena mesa? Siempre puede optar por un burguer (por menos de seis euros engaña al estómago) y un helado (de una bola le sale a 2,50 en Ben & Berrys). Y si le da nostalgia al ver el puesto de algodón de azúcar que está estos días en la calle Tetuán, sepa que la vuelta a la niñez son tres euros.

  • 1