Local

El Centro se llena el primer día de rebajas

FACUA alerta a los consumidores de posibles fraudes y descuentos engañosos

el 01 jul 2011 / 19:48 h.

TAGS:

Ayer las calles del Centro se animaron un poco antes de lo normal. Cuando faltaban unos quince minutos para que los comercios abrieran las puertas y comenzara el primer día de rebajas, los incondicionales de la cadena de moda Inditex esperaban dispuestos a hacerse con las ofertas que más de uno llevaba ya localizadas. En la intersección de la calle Velázquez con Rioja, donde se concentran algunas de las tiendas más conocidas del grupo, unas 40 personas aguardaban a que dieran las 10 de la mañana.


Lo mismo ocurría a pocos metros, en la Plaza del Duque. A la entrada de El Corte Inglés se agolpaban unas 80 personas dispuestas a protagonizar, queriéndolo o sin querer, la tradicional estampa del inicio de las rebajas. Entre ellas, "dos pares de hermanas", como ellas se definieron, Rocío, de 28 años, Reyes, de 27, María Luisa, de 23 y Yolanda, de 32. Tenían un objetivo claro: vestidos para una boda. Aunque sin intención de que la cuenta subiera muchos euros: "Vamos ya con una idea pero, si no nos convence nada, seguiremos mirando".


Según un estudio de la Asociación Empresarial de Comercio Textil y Complementos (ACOTEX), cada español gastará 80 euros estas rebajas, cifra que para Andalucía se reduce a 50 euros. Pero los comercios que han adelantado sus descuentos tienen ya sus primeras conclusiones. Beatriz, de 28 años, es empleada de Blanco, una cadena de moda que inició sus rebajas el pasado lunes. Asegura que el balance es positivo, que ha habido menos colas pero que los clientes han gastado más dinero. "Se esperan dos o tres días bastante buenos, tanto que desde el lunes estamos doblando plantilla".


Los descuentos, además, son bastante altos, de hasta el 50 por ciento, aunque FACUA advirtió ayer de posibles fraudes, de establecimientos que "pueden vulnerar los derechos de los consumidores e incurrir en competencia desleal falseando descuentos".


Poco les importaba a quienes esperaban colas de media hora para llevarse a casa sus mejores hallazgos. Uno de ellos era Enrique García, un profesor de 59 años que estrenaba sus vacaciones haciendo cola junto a su esposa en una tienda de la calle Velázquez. "Para tener que aguantar esto, prefiero ir al instituto", afirmaba con resignación. Otros no tuvieron tanta paciencia. Una señora, al ver que la cola cruzaba la tienda, no lo dudó: "Ahí os quedáis, yo me voy a mi casa".

  • 1